lunes, 5 de enero de 2015

Acnistus australis (Iochroma australe) un arbusto de campanitas azules

Un arbusto poco conocido, el Acnistus australis o también llamado Iochroma australe. El originaria de América Central y pertenece a la familia de las solanáceas como la Datura o Brugmansia. De hecho también la llaman Datura azul aunque no se trata en absoluto de una variedad de Datura.
Una preciosidad que me ha demostrado cuánto pueden variar las plantas cuando logran tener las condiciones de cultivo que necesitan. Con este arbusto he pasado de la decepción inicialmente al entusiasmo en este momento.
Cuando en el verano de 2012 los compré, me dijeron que no eran resistentes en absoluto pero ya sabéis que yo soy bastante empecinada y sé que esto de las resistencias de las plantas es bastante relativo así que me gusta probar suerte porque tengo comprobado que según el lugar concreto de plantación la resistencia puede aumentar bastante.
Compré dos por eso, para tener uno de repuesto por si perdía el que plantara en tierra. Traté de buscar un lugar resguardado de heladas, pero no logré encontrar una ubicación adecuado en aquel jardín tan diminuto y pasaron su primer invierno en contenedor, finalmente al llegar la primavera siguiente puse uno de ellos en tierra,  muy pegado a un rosal Charles de Gaulle a los pies de una Budleia.  El pobre no tenía sitio para sus raíces y la budleia crecía tanto que no permitía que le llegara luz ninguna y seguramente tampoco alimento además de no tener la ventilación suficiente era una zona demasiado caliente para las preferencias de este arbusto (arbolito?) Y a pesar de estar en tierra así estaba de raquítico en mayo de 2013 cuando lo planté, hizo poco más durante todo el año.
El otro, el de "repuesto", lo dejé provisionalmente plantado en un contenedor bastante amplio dentro de una amplia jardinera en una terraza dónde recibía el sol de la tarde durante algunas horas. Tampoco tenía la ventilación necesaria y creo que la zona se recalentaba en exceso. Calor y falta de ventilación!! Tenía todos los números de la rifa para estar infestado de plagas. Y así fue, se llenaba de mosca blanca que no había forma de eliminar con ningún tratamiento. Sus hojas lucían bastante amarillentas y brotaba con una vegetación como blanda y demasiado tierna por falta de luz.

La verdad, pasaron el tiempo que estuvieron en el otro jardín sin pena ni gloria. Es más, me pareció un arbusto bastante "latoso". Había que regarlos constantemente si no quería ver languidecer sus hojas; se llenaron de mosca blanca; la floración no fue digna de mención y tenía algo bastante desagradable: sus hojas eran ...no sé explicarlo bien, como pegajosas y demasiado ·"blandas". Casi no te podías arrimar a él, se prendía en la ropa estropeándose la vegetación. En fin, que me decepcionó un poco si lo comparaba con imágenes que de él había visto en Internet. 
Me los traje a final del invierno pasado y así estaba uno de ellos en mayo de 2014 cuando volvió a rebrotar después de haber perdido completamente sus hojas. Como se ve bastante perjudicado.
Está claro que han logrado su lugar. Espacio, buen sustrato, iluminación adecuada, el riego que precisas...fue tocar el suelo y empezar a ponerse esplendorosos!! Aquel tacto pegajoso casi no se percibía en sus hojas; las moscas blancas no hicieron su aparición; las flores duraban bastantes días atrayendo a muchísimos insectos pero además de lo increíble de su crecimiento me sorprendió los meses y meses que ha estado en flor si no de manera ininterrumpida si a rachas.
Desde principios de mayo hasta bien entrado noviembre sus preciosas campanitas azules han ido apareciendo entre unas bonitas hojas que ahora no son pegajosas si no aterciopeladas. Bien es cierto que no en la cantidad que he leído en alguna parte que puede hacerlo.   Quizás es cosas de que llegue a madurar y convertirse en un pequeño arbolito. Eso si aguanta las heladas. De momento ha aguantado bastantes ya este invierno y si bien ha perdido casi todas sus hojas no parece que esté dañado. En fin, veremos que tal termina este invierno...
No es un arbusto fácil de encontrar en viveros, yo lo tuve que pedir a través de una página web. Pedí dos y ambos están en el jardín trasero. Imagino que si no lo pierdo por efecto del frío quedarán preciosos cuando tengan cierta envergadura. Debo añadir que están en la fachada norte de la casa. A uno de ellos prácticamente no le da sol alguno y el otro recibe en verano algún rayo de sol por la tarde. No aprecio diferencias entre ambos en su crecimiento ni en su floración. Tampoco tengo que regar más el que tiene algo de insolación quizás porque al estar en un suelo con bastante materia orgánica retiene humedad.
De momento voy a dejarla sin podar y será cuando ya no haya heladas tan fuertes cuando me decida a practicarle una poda de formación. Cortar ahora sus tallos creo que las pondría más en riesgo.
Por cierto, creo que existe una variedad de Acnistus que tiene las flores de color blanco.