domingo, 4 de enero de 2015

Las plagas de los rosales (I) Los pulgones...esos encantadores bichitos!!

Quienes son estos “queridos” visitantes de nuestros rosales?
Constituyen una de las plagas más frecuentes en nuestros jardines y los podemos ver atacando a muchísimas de nuestras plantas. Son insectos pertenecientes a la familia de los Aphidae (del que viene el nombre común por el que se los conoce, “afidios”), orden Homópteros. Existen pulgones de muchísimas especies.
Por lo general los pulgones son muy polífagos, es decir, atacan plantas de distintas especies. Pero también existen especies mucho más “especializadas” y se les suele ver en un determinado huésped (monófagas), por ejemplo Macrosiphum rosae L que tiene preferencia por los rosales.
Capullo de Mme. Isaac Pereire plagadito  plagadito, durante esta primavera en el anterior jardín que no podía cuidar. Se aprovecharon bien de mi ausencia jajajaja
Poseen un aparato bucal chupador en forma de largo pico que clavan en los brotes tiernos de los rosales y succionan con él la savia. Tienen un tamaño entre 1,5  y 3 mm y dos antenas. Pueden tener distintos colores, desde el parduzcos como el Macrosiphum rosae L, verdes, negros (como Aphis fabae Scop) e incluso rojizos. Hay infinidad de tipos de pulgones, los hay áptero (sin alas) y sin separación entre el tórax y el abdomen; otros poseen cuatro alas y separación entre el tórax y el abdomen.
Tienen dos sifones en la parte final del abdomen que en realidad son dos tubitos distintos en tamaño y forma según las distintas especies y por los que excretan melaza, sustancia que ensucia las distintas partes de los rosales dándoles un aspecto brillante. Se trata de una sustancia azucarada muy del gusto de las hormigas y que luego veremos hasta qué punto es perjudicial para nuestros rosales. Sobre esta sustancia segregada suele producirse el hongo de la negrilla
Ciclos biológico de los pulgones
Los pulgones presentan un ciclo de vida complicado porque pasan por distintas fases y durante ellas adoptan distintas formas.
En cuanto a su forma de reproducción pueden ser vivíparos, es decir que dar lugar a crías vivas. U ovíparos, los pulgones que se reproducen por huevos.
Al iniciarse la actividad vegetativa del rosal al inicio de la primavera los huevos que estaban invernando y que están fecundados eclosionan dando lugar a la primera generación de pulgones produciéndose varias de ellas durante el verano.
Durante el mes de mayo las hembras aladas difunden la plaga a otras plantas. En otoño aparece una generación de machos y hembras que en invierno darán lugar a los huevos fecundados y depositados en los troncos que son los que eclosionarán a la llegada de nuevo de las temperaturas agradables de la primavera.
Algunas especies viven sobre la misma planta y sobre ella se reproducen y completan todo su ciclo. Por el contrario, otros pulgones (como Macrosiphum rosae L.) habitan en el rosal (huésped primario) las primeras generaciones  y darán lugar a distintas generaciones, más tarde, algunas hembras aladas se trasladan a otras especies vegetales distintas de la anterior (huésped secundario) dónde se reproducirán dando lugar a otras hembras ápteras que a su vez producirán una nueva plaga a veces de forma muy distinta de la anterior y que de nuevo volverán a la planta que fue el huésped primario.
Los pulgones tardan unos siete días en alcanzar el estado adulto y poder reproducirse pudiendo dar lugar a 150 larvas!!!

Daños ocasionados por los pulgones
Atacan principalmente los brotes tiernos de los rosales así como los capullos y succionan la savia del rosal a la vez que introducen toxinas en la planta produciendo el típico enrollamiento de las hojas, y la atrofia de las partes afectadas con lo que producen a la larga un debilitamiento de la planta. Transmiten virus fitopatógenos contagiando enfermedades de una a otra planta. En concreto son muy eficaces transmitiendo virosis (efectuada por las formas aladas de los pulgones)
Causan daños directamente en el rosal ya que tanto las ninfas como los adultos succionan la savia de la planta provocando alteraciones en el balance hormonal de crecimiento que generalmente se detiene si el ataque es importante.
Pero además dañan al rosal en más sentidos y es que al ser la savia muy rica en azúcares y muy pobre en proteínas estos áfidos se ven “obligados” a succionar gran cantidad de savia para llegar a conseguir la cantidad de proteínas que precisan. El “sobrante” de azúcares lo excretan en forma de melaza que depositan en las hojas y el exceso de esta melaza propiciará la aparición del hongo de la Negrilla que a su vez reducirá la actividad fotosintética del rosal.
Síntomas por los que podemos detectar su presencia.
Además de la observación directa como es obvio también hay una serie de indicios que nos pueden delatar su presencia en nuestros rosales:
  • Diminutos puntos en la vegetación que son señales de las picaduras y que tienen un color amarillento o verde pálido.
  • Presencia en la vegetación del rosal de “Fumaginas” comúnmente llamado hongo Negrilla, hollín, negreo, etc. De color oscuro casi negro. Se trata de una especie de polvo u hollín, seco que cubre en ocasiones las partes afectadas por los insectos y sobre las que los pulgones han depositado la melaza que segregan. En sí misma no es perjudicial en el sentido de que no contagia nada pero sí lo es en la medida en que impide el normal funcionamiento a nivel de fotosíntesis de las hojas. Podemos frotar con los dedos las hojas y veremos que debajo aparece de nuevo el verde propio de la hoja. 
  • Presencia de hormigas sobre la negrilla o la melaza que segregan los pulgones sobre las hojas.
  • Hojas del rosal pegajosas y enrolladas especialmente en los brotes tiernos.
  • Residuos de color blanquecino en las zonas atacadas que son restos de las distintas mudas que estos insectos efectúan y que no debemos confundir con otros insectos nocivos.


Evitar el desarrollo de pulgones:
  • Efectuar tratamientos preventivos con aceites insecticidas durante los meses de otoño e invierno, antes de que los rosales se activen vegetativamente en primavera, así ayudaremos a eliminar los pulgones en estados larvarios escondidos en las hojas y ramas del rosal.
  • No esperar a que la plaga sea abundante. Eliminarlos manualmente si es posible y si no, eliminar los brotes afectados destruyendo la vegetación retirada.
  • Efectuar tratamientos precoces, tan pronto como aparezcan los primeros síntomas de que el rosal está siendo atacado por esta plaga.
  • Observar frecuente y detenidamente nuestros rosales, sobre todo en primavera y especialmente la vegetación nueva de los brotes.
  • Usar fertilizantes adecuados. Los que contienen demasiado nitrógeno propician el desarrollo de demasiados brotes tiernos y débiles.
  • Nutrir y aportar materia orgánica al suelo con abonos orgánicos durante el otoño o invierno y acolchados a base de restos vegetales triturados o con estiércoles o humus.
  • El aroma que exhalan algunas plantas aromáticas como el romero, el ajo, la melisa, la menta o la albahaca y algunas como las caléndulas, son repelente para los pulgones. Intercalar entre nuestros rosales algunas de ellas es una buena idea.
  • La cercanía de plantas como los altramuces (Lupinos), las dedaleras o las ortigas es beneficiosa para este fin porque son plantas que repelentes de estos insectos.
  • Los pulgones se ven favorecidos en su proliferación en ambientes secos y con temperaturas no muy altas. El estar atentos al riego se hace por tanto imprescindible y por tanto deberemos cuidar la hidratación de los rosales especialmente en tiempo seco.
  • Siempre he leído que un rociado con la manguera ayuda a eliminar los pulgones de los brotes pero me pregunto si durante este proceso lo único que estamos haciendo es cambiarlos de lugar. Desconozco la efectividad de estos rociados. Quizás en el proceso se matan algunos pero no sé si los que caen vivos al suelo tienen la posibilidad de volver de nuevo al rosal.
  • Controlar en la medida de lo posible las hormigas dado que ya sabemos que los cuidan porque son devoradoras de la melaza que estos bichos sueltan.
  • Eliminación de las partes afectadas especialmente las que tienen negrilla.
  • Eliminación de malas hierbas y restos de hojas secas o ramillas procedentes de podas manteniendo en un buen nivel de higiene la zona de suelo alrededor de dónde crece el rosal.


Control una vez establecidos en nuestros rosales
  • Aceiteinsecticida de forma preventiva siempre que no haya mucho calor, heladas o la planta le falte agua.
  • Control biológico con sus depredadores naturales: Todos conocemos unos preciosos insectos y todos deseamos su presencia en nuestro jardín, son las mariquitas (Coccinella septempunctata).
    Mariquita sobre unan hoja del acolchado que puse a los arbustos este otoño. Qué alegría da verlas cerca de nuestras plantas!!! Por cierto, las gotas que hay sobre ella son simplemente del riego que he hecho hoy!!
    Otros depredadores naturales de los pulgones son
     las crisopas (esos insectos con una peculiar forma de "dejar" los huevos colgados de un hilo que pende de las hojas)
    Crisopa. Imagen de Wikipedia:  http://es.wikipedia.org/wiki/Chrysopidae#mediaviewer/File:Chrysopa_perla01.jpg
    Huevo de Crisopa de Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Chrysopidae#mediaviewer/File:Mombach_fg49.jpg
    y las 
     las tijeretas son depredadores naturales de los pulgones. Favorecer que estos insectos vengan a nuestro jardín es un modo natural de limitar el desarrollo de los pulgones.
  • Piretrinas: que obtienen de los crisantemos. Contaminan menos pero igualmente afectan no solo a los pulgones si no también al resto de la fauna beneficiosa.
  • Jabón negro (también llamado potásico): Menos efectivo pero menos contaminante porque es biodegradable y respetar a los insectos beneficiosos. Con el podemos hacer un insecticida casero fácilmente.
  • Aceite de nem.
  • Insecticidas ecológicos como el purín de ortigas:
  • Uso de insecticidas sistémicos cuando la planta presente ya hojas deformadas
  • En todo caso, pensemos que cuando en un jardín hay un equilibrio adecuado, es normal la existencia de algo de pulgón y en general de cualquier insecto pero que no representará problemas graves al coexistir con otros insectos para los que sirven de alimento como son los depredadores que hemos mencionado anteriormente.
El problema de un uso abusivo e indiscriminado de insecticidas es que en el intento de eliminar las plagas también eliminamos a los insectos competidores de ellas provocando a la larga una agravación de problema.
De otra parte, si eliminamos del todo el alimento de estos competidores eliminando totalmente los pulgones, estamos provocando la desaparición de estos depredadores con lo que cuando vuelvan a aparecer las plagas no tendrán competencia natural en el jardín con lo que su propagación se verá favorecida .


Nuestras compostadoras de palets (I) Diseño, ubicación y fabricación de los laterales.

Composteras? Compostadoras? Pues no sé, yo unas veces les llamo de una forma y otras de otro, no sé cual es el correcto. Qué más da! La cuestión es que aquí estamos, "inventándonos" trabajitos para hacer en el jardín por si teníamos pocos ajajjaja 
Bromas aparte. Un jardín grande produce una cantidad importante de materiales de los que tienes que deshacerte. Desde restos de poda, malas hierbas, restos del huerto si se tiene, hojas que caen en otoño y también los que se producen en la propia cocina de la casa.
Durante la primavera y verano pasados nuestro jardín generó bastante restos porque tuvimos que eliminar muchos arbustos y algunos arbolitos que ya estaban muertos cuando comenzamos a preparar el jardín. Por no hablar de recortes de arizónicas y de las  raíces que hemos sacado de la tierra!! 
Trocearlos, embolsarlos, meterlos en el coche y llevarlos al lugar que nuestro Ayuntamiento habilita para tal fin era toda una trabajera!!. Nos parecía que era una lástima no aprovechar algo que podía beneficiar y mucho al suelo de nuestro jardín de por sí bastante pobre pero ha sido tanto el trabajo que teníamos por delante en el jardín y que era más prioritario que hasta ahora, durante los meses de invierno en que parece que podemos tomar algo de aliento que no nos hemos puesto a la tarea. 
Así que nos hemos convencido de la necesidad de fabricar un par de compostadoras para dar una utilidad a estos materiales que genera el jardín y la propia casa.
Después de tomar la decisión la siguiente cuestión ha sido decidir su ubicación y diseño. Yo no tengo experiencia alguna en hacer compost y no queríamos decidirnos del todo hasta que alguién que fuera muy experto y pudiera ofrecernos una información fiable nos dieran su "visto bueno". Así que escribí a José Luis Nadal explicándole el diseño por el que habíamos optado así como la ubicación en el jardín. José Luis es muy conocido en foros de jardinería como jlnadal, un absoluto experto en temas de compost y desde aquí quiero agradecer la amabilidad con la que ha respondido a mis correos, sus apreciaciones así como su ofrecimiento para cualquier duda que se me plantee cuando haga el compost.
No me cansaré de dar las gracias a tanto y tanto amigo jardinero que en la Red ofrece su ayuda generosamente!! Es así como funciona esto. Unas veces recibimos la ayuda y otras ofrecemos la que tenemos para quién le pueda servir. Así vamos aprendiendo todos!! Verdad?
El lugar elegido para su ubicación ha sido la zona del futuro huerto.
Tengo pensado poner una pequeña huertita. Nada del otro mundo. Unas tomateras, unos pimientillos, unos ajos... vamos, para hacer el gazpacho del verano que nos vuelve locos jajaja Ya veremos qué tal se me da esto del "huerteo"...
Pensé que una compostadora, bonita, lo que se dice bonita...no es. La verdad. Así que tenerla cerquita de la zona dónde tengo pensado poner el huerto para facilitar el acceso y de paso que no estuvieran en un lugar en medio del jardín si no en una zona algo apartada era lo mejor. Se trata de un lateral de jardín, cercano a garaje y orientado al norte. Entre dos árboles, un pino y un enebro que le darán sombra. Una ubicación con espacio suficiente para poder sacar el compost si llega el caso y removerlo, dónde no molestan. Con un camino en medio entre ellas y el huerto que sirve de paso entre el jardín y la entrada de abajo por la que se accede a la parcela con el coche.
A la derecha del enebro, más adelante, prepararemos otra zona para almacenar el cubo grande del jardín, la carretilla y una compostera sencilla de hojas. Ay!! No empiezo un trabajo cuando ya tengo en mente mil!! jajajja
Bueno, una vez decidido el lugar hemos tenido que pensar en el diseño. He hecho muchísimas consultas en Internet viendo imágenes y leyendo foros y libros sobre el tema. Cada "modelo" tenía sus pros y sus contras. Es una suerte que la gente comparta en la Red sus trabajos y sus ideas porque ello permite que quién se pone a la labor de hacer algo cuente con la experiencia de otros que lo hicieron antes y que comparten los problemas que han tenido o las ideas que han resultado prácticas. 
Tenemos la suerte de tener espacio así que nos hemos decidido por un "modelo" robusto y amplio y en el que además del tamaño (más de un metro cúbico) hemos querido tener en cuenta que fuera práctico. Como digo no tengo experiencia alguna en compostar y es tanto el trabajo en un jardín que he querido evitar a toda costa cualquier aspecto que se me ha ocurrido que pudiera constituirme un trabajo gratuíto o una dificultad innecesaria cuando haga compost y es que en el fondo tengo algo de miedo de que constituya demasiado trabajo o que sea tan laborioso o dificultoso que me canse. Por eso he tratado de pensar en todos los aspectos que pudieran facilitarme las cosas en el futuro.
Me horroriza la idea de que la zona se convierta en un rincón sucio y de mal aspecto. No lo puedo remediar. Sé que lo ideal quizás hubiera sido hacer compost en montón, directamente sobre el suelo pero por razones prácticas creo que el compost debe estar cerca de huerto y al ser una zona de paso, no me apetecía tener a la vista constantemente algo con aspecto descuidado. Es importante para mí crear una zona que aún non siendo la parte más bonita del jardín esté suficientemente adecentada como para que mis "manías" no me hagan estar incómoda al pasar por delante de ellas.
También me preocupaba que no fuera cómodo ir echando los restos o acceder al compost una vez madurado.
Facilitar estas tarea creo que evitará que nos desanimemos a la hora de hacerlo. Si cada vez que hay que remover el montón se tiene una que agotar en el intento al final es muy posible que se desista y se abandone. De manera que basándonos en los consejos de gente que sabe mucho más que nosotros, en la experiencia de otra gente que ha hecho composters y en algunas imágenes de composteras con palets hemos pensando que las nuestras debían cumplir algunos requisitos:
  • Que fueran amplias (más de un metro cúbico) ya que los montones de restos del jardín no se compostan correctamente si no es a partir de determinado volumen. Así que decidimos que las compostadoras tuvieran una capacidad generosa.
  • Que fueran dos para poder ir moviendo el compost maduro de una a otra.
  • Que contaran con un tipo de apertura frontal que permitiera que vaya cerrándose conforme el montón de compost fuera creciendo a medida que se echaran restos dentro. El sistema de tablillas creo que es idóneo.
  • Que la apertura frontal permita tener levantadas las tablillas inferiores para tener acceso a la base del montón y poder extraerlo cómodamente según vaya madurando.  
  • Que también tuvieran apertura lateral para facilitar el trabajo de remover el montón cuando sea preciso. Con un sistema de bisagras se ha resuelto el tema fácilmente siendo posibe que el lado exterior de las composteras se abra con amplitud dejando espacio suficiente delante para meter y sacar el compost con facilidad.
  • Que tuvieran suficiente ventilación a través de sus paredes para permitir el proceso de compostaje pero que a la vez no permitiera que se saliera el compost y se ensuciara la zona de alrededor.
  • Que estuvieran construídas con un material fuerte y sólido que pudiera durar bastantes años pero que no nos supusiera una gran inversión económica y que fuera fácil de trabajar. Los palets parecían cumplir estos requisitos.
  • Que hubiera espacio delante de ellas para poder sacar el compost si llega el caso y removerlo antes de volver a meterlo dentro. El camino entre la zona dónde ubicaré los bancales elevados y las composteras es suficientemente ancho.
  • Que tuvieran un sistema de tapa por arriba que fuera fácil abrir y que permitiera tenerloas abiertas sin sujetarlas manualmente.
  • Que el compost se hiciera sobre el suelo para facilitar el trabajo a lombrices y microorganismos pero que a la vez impidiera la entrada de algún animalillo indeseable poniendo una malla sobre el suelo, entre éste y la base del montón de compost.
Tengo la suerte de tener unos compañeros de curro estupendos que han estado dispuestos a mover la mercancía que había sobre los palets que me interesaban a otros que estuvieran libres, agruparlos para que yo me los puediera llevar...en fin, que les he dado trabajo y han sido un encanto conmigo!! Por cierto, desde aquí quiero agradecer su amabilidad para conmigo: Gracias Miguel!! Gracias Jesús!!! Gracias Arturo!!
Son de unas medidas estupendas para hacer este trabajo:  120 x 100 cm. Son estupendos, fuertes, nuevos, limpios...nada que ver con algunos que nos han ofrecido en establecimientos de ventas de materiales de construcción generalmente rotos, viejos y sucios...

En una siguiente entrada colgaré un dibujo esquemático del diseño. En esta os pongo fotografías del proceso de cómo hemos ("ha", él,  jajajaja) desmontando unos palets para con sus tablas rellenar los huecos de otros que serán luego las paredes de las compostadoras.
Las "paredes" que servirán de fondo estarán hechas con dos palets enteros, sin quitar ninguna de sus partes. Asi serán más solidas y robustas. Situaremos hacia delante la parte que lleva tablillas y hacia atrás lo que es la base del palet. Las pondremos verticalmente (120 cm  de altura y 100 cm de ancho)

Para realizar las paredes laterales exteriores, lo primero que hemos hecho es ir eliminando las "traseras" de los palets que usaremos como laterales.
Para ello, simplemente a golpe de maza estas bases se van retirando del propio palet desprendiéndose de las púas que los unen a ellos.

Hay que tener cuidado con no dejar las púas ya que sería tremendo que en el futuro por un descuido en esto pudiéramos dañarnos las manos al meter los restos en las compostadoras.
Golpeando con el martillo sacaclavos las púas irán desplazándose hacia el otro lado.
Finalmente las extrae del todo con el otro extremo del martillo sacaclavos.
En este punto dispone ya de lo que será un lateral exterior pero como véis tiene aun unas aperturas entre tablillas demasiado grandes, los huecos que dejan entre ellas son excesivamente grandes y de no rellenarlos impedirá que el compost se salga así que hemos ido cerrando estos huecos entre tablas con otras de otros palets.
Ha que desprender las tablillas de otro palet para que le sirvan de relleno de las otras. Para ello ha mantenido un poco en alto, sobrepuesto el palet del que retiraba las tablillas sobre otro que hacía de base manteniendo el primer un poco en el aire y con la maza de madera para no dañar las tablillas las ha ido golpeando hasta desprenderlas del todo.
Ha tenido la suerte de que los huecos y las tablillas medían igual, así que sin necesidad de cortar nada, simplemente ha ido clavando una tablilla en medio.
En este punto, lo único que faltaba era hacer una especie de "carriles" paralelos entre los que luego se podrá ir poniendo horizontalmente tablillas sueltas, unas encima de otras y que cerrarán el frontal de las compostadoras.
Ya véis que simplemente ha clavado dos listones gruesos con una separación suficiente entre ellos para que las tablillas se desplacen fácilmente. Con esto ya ha tenido completo lo que será uno de las paredes laterales exteriores de las compostadoras.
Antes de montar las compostadoras ha preferido ir tratándolas con un producto específico. Hay que pensar que la madera de las compostadoras están constantemente en contacto con la humedad del compost y que al estar en el jardín la lluvia y el sol las deteriorará así que es preciso tratar esta madera para exteriores.
He elegido un tono bastante oscuro. Me gusta más... yo creo que queda bonito. No? :)
Y en este punto estamos... Colgaré otra entrada cuando las montemos.