miércoles, 2 de diciembre de 2015

Por fin un Cercis siliquastrum (Árbol del amor o Árbol de Judas) en el jardin!!

Junto con el 'Pyrus calleryana 'Chantilleer' vino un Cercis siliquastrum. Ambos son árboles que se me antoja hermosísimos. 
Me enamoré de los Cercis siliquastrum el día que visité El Parque de El Capricho (en Madrid)  Sus ramas tortuosas junto a los lilos en flor llegó a emocionarme por la belleza.
Imagen de Wikipedia





He buscado un ejemplar ya crecido con varios troncos desde abajo, con un porte más natural que éste que finalmente he plantado en el jardín pero no ha habido manera!! En los viveros solo he encontrado a la venta pequeños arbustos de Árbol del amor o árboles ya formados cuya venta está claro que está encaminada a los Ayuntamientos que precisan ejemplares bajo los que se pueda andar sin problema. De ahí que la cruz la formen bastante alta.
Ya digo, hubiera preferido uno de porte más natural pero que estuviera ya bastante crecidito así que el único que tendré de esta forma será el pequeño arbusto que compré el año pasado y puede que para cuando vaya ya con bastón tenga un tamaño algo respetable :)
De todos modos estoy satisfecha de haberlo elegido porque la zona, el seto norte, precisaba de una sombra moteada para proteger del sol del mediodía las plantaciones que hay en él.

No me valía un árbol de copa tupida que proyectara una sombra espesa bajo el que hubiera sido difícil el cultivo de las variedades de rosales que crecen mejor protegidas del sol más fuerte. Tenía que ser un árbol que permitiera el paso de la luz entre sus ramas y creo que el Árbol de Judas cumplirá perfectamente su función.
He pensado muy bien la ubicación porque cualquier árbol es difícil de mover pero además, a Cercis siliquastrum no le gustan nada los cambios y sufriría en caso de necesidad de trasplante.

El suelo de mi jardín es horriblemente arenoso pero a cambio nunca tengo problemas con las plantas que detestan los encharcamientos sencillamente porque nunca se producen ya que drena perfectamente. Y Cercis siliquastrum es una de ellas, no aguanta el agua retenida en sus raíces.
Cuando llega a estar bien arraigado aguanta bastante bien la sequía y las heladas del rigor que suelen producirse en mi zona.
Espero que las ramas de mi Cercis crezcan con su porte natural, zigzagueantes!! porque precisamente esto es una de las características que más me gustan de él. También su floración sobre las ramas prácticamente desnudas...y sus hojas!! Son de tal belleza que me enamoran, con su forma acorazonada y ese lustre tan precioso...:)
Todo me gusta de este árbol, su porte, el brillo de sus hojas y esa floración exquisita sobre sus ramas casi desnudas. Es curiosa la capacidad que tiene de florecer incluso directamente sobre madera vieja!
El otro Árbol de Judas que tengo, el que es chiquito, no presentó la temporada pasada ningún problema de pulgones, plaga que por lo visto es fácil que padezcan estos árboles. Esperemos que este hermano mayor sea igual de resistente y saludable!!
Además, al llegar el otoño sus hojas se colorean. Quizás no con la intensidad de otras especies pero también se tornan bonitas y llamativas. Un árbol delicioso en definitiva :)


 
Imagen de Wikipedia



Imagen de Wikipedia

5 comentarios:

  1. Visita el botánico de madrid cuajado florecen, ganen v tienen alguno espectacular

    ResponderEliminar
  2. Visita el botánico de madrid cuajado florecen, ganen v tienen alguno espectacular

    ResponderEliminar
  3. Para mí es uno de mis árboles preferidos, tengo dos y son encantadores en cualquier época del año. ¿Sabías que también se conocen como el árbol del amor por la forma de corazón de sus hojas?, no me extraña, a mi y a tí nos tienen enamoradas :)
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Montse...y que dicen que se llama Árbol de Judas porque cuenta la leyenda que Judas Iscariote tras traicionar a Cristo se colgó de uno de estos preciosos árboles y que de ahí viene su nombre? :)
      Lo que hace poco leí es que esto no debe ser cierto y que más bien lo de Árbol de Judas viene o deriva de Judea, región dónde por lo visto se da bien.

      Eliminar
  4. Me quedo con la segunda acepción del árbol de Judas, me gusta más. Si, es un arbol precioso, yo tuve uno pero no me florecia bien y lo corté y ahora del tocón estan saliendo unas ramitas y no sé muy bien qué hacer, igual las dejo un tiempo, a ver... quizá le va mejor un clima seco.
    Me encanta hablar de jardinería. Me encanta tu blog.
    Un bico y gracias.

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido