viernes, 27 de noviembre de 2015

Trabajos de otoño: Enriquecer los bancales con una capa de estiércol bajo el mulching (acolchado)

Cómo pasa el tiempo!! Ya la segunda vez que realizo este trabajo. 
El año pasado por esta época, os hablaba de la importancia de esta técnica de jardinería. De sus ventajas y de los beneficios que aporta al suelo del jardín así como del sistema que utilicé y como siempre, con fotos paso a paso, fui mostrando de qué manera lo hice. Claro, la temporada anterior fue la primera. Todos los bancales eran nuevos y hubo que preparar toda la tierra previamente antes de protegerla con el mulch. Este año en cambio ya no parto de cero. Mi jardín comienza a hacerse mayor!! ajjajaja  Es broma, claro!! :)
Dado que en estas dos entradas que os pongo a continuación y que podéis visitar pinchando en el enlace, contienen bastante información sobre esta técnica de jardinería hoy me limitaré a mostraros como he puesto una buena capa de estiércol bajo el acolchado que ya puse el año pasado. Si tenéis interés en leerlos aquí están los vínculos:
¿Os pongo ahora una imagen que me hace temblar las piernas? Un montón de estiércol!! Porque sé lo que supone. Mil paseos de carretilla arriba y abajo recorriendo un jardín en pendiente que no es nada pequeño!! Pero en fin, todo sea por nuestros queridos jardines..

Os muestro como he ido haciendo este trabajo pero antes quería comentar algo que me parece de suma importancia: El momento del año en que se aplican los acolchados es algo a tener en cuenta.
Pensemos que esta capa protectora lo que hace es preservar las condiciones del suelo. Si la ponemos sobre un suelo helado estaremos "guardando" y preservando las condiciones heladas de ese suelo. Con el acolchado impediremos que el sol caliente el suelo y por tanto las raíces crecerán en un suelo que seguirá helado aún cuando exteriormente esté calentando el sol.
Igualmente si ponemos un acolchado sobre un suelo recalentado y reseco en verano, lo que estamos haciendo es guardar ese calor y sequedad bajo él.
Lo ideal es poner el acolchado al inicio de la primavera (cuando el suelo se ha atemperado ya y ha perdido el frío que le proporciona las heladas del invierno) y en otoño (Cuando el suelo ya ha perdido las altas temperaturas que alcanza en verano).
No he regado antes de hacer este trabajo porque ha llovido mucho estos días de atrás y el suelo tiene humedad suficiente. Regar ahora a riesgo de heladas nocturnas no creo que sea conveniente. Pero sí es cierto que si el suelo está seco conviene antes de acolchar aplicar un buen riego.
Bueno, ahora sí, aquí tenéis un "paso a paso".Por supuesto no es más que la forma que yo tengo que hacerlo, ni la única, ni la mejor imagino. Pero hacerlo por este orden y de esta forma me resulta cómodo y me está dando buenos resultados de momento.
1.- Lo primero ha sido retirar con la escoba metálica toda la capa de acolchado formada por madera troceada hacia un lado fuera del bancal.

Como podéis ver, sí, salen algunas malas hierbas pero no demasiadas. El acolchado mitiga en buena parte este problema. 

2.- Con el escardador he cortado las malas hierbas que he podido. La verdad es que es una herramienta que te permite cortar la mayoría de hierbas si el suelo está bien trabajado y por tanto no está endurecido. De otra forma hay que hacer demasiada fuerza.
Es cierto que cortando algunas de las malas hierbas no se soluciona el problema pero la verdad, "hacerse a mano", hierba a hierba, un jardín tan grande...como que no me veo con fuerzas para afrontar tamaño trabajo!!

3.- A continuación, con la escoba metálica retiro la mayoría de las hierbas ya cortadas. Podría dejar muchas porque se compostarían debajo del acolchado pero algunas otras ya sabéis que vuelven a enraizar. No obstante, alguna siempre se escapa, claro.

Ahora tenemos el suelo limpito de yerbas y listo para protegerse. No lo he labrado porque mi suelo está muy trabajado del año pasado cuando preparé los bancales y no suelo pisotearlo mucho lo cual hace que no esté demasiado compactado.
4.- Es cuestión de traer ahora en la carretilla el estiércol que necesitaremos.

5.- Extiendo sobre el suelo una capa bien generosa.
Cómo me gusta el aspecto del suelo limpio y con esa capa negra del estiércol encima!! El bancal da aspecto aseado, cuidado... :P

6.- Y por último, tendremos que reponer sobre el estiércol la madera troceada que habíamos retirado anteriormente y que hace de mulching o acolchado.


Et voilâ!! El bancal limpito, nutrido y protegido!! Este, claro...no quiero deciros la de metros de bancales que tengo por hacer!! Poco a poco...

9 comentarios:

  1. Hola, otra manera de hacerlo es realizar una simple cobertura de superficie: necesitas un cubito pequeño en tu cocina para recoger restos vegetales, cuando esté lleno lo vuelcas en la planta que te haga mas ilusión o lo necesite, cubres los restos con tierra (necesitarás un tipo big bags de tierra siempre disponible) que conservará la humedad y alejará las moscas, y ya está, al cabo de unos meses está hecho......reciclaje, abono propio y menos trabajo ¡¡

    ResponderEliminar
  2. Uffff... Me he cansado solo de ver y leer la trabajera :-((
    Descansa un poco, hermana...
    Ya sé que luego estará precioso, ya, jeje.
    Bueno. me he dado una vuelta y he leído las entradas que tenía pendientes... Muy bonitas las plantas esas amarillas como los crisantemos (ajanías? ... ay, madre, que no me acuerdo lo que ponía y aqui entre tanto entendido quedaré como indocumentada ;))
    En cuento venga mamá le enseño lo nuevo, para que no te quejes de que no está debidamente informada.
    Besote grande, de tu hermana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, anda... como que tú en su día no te dabas también buenos tutes!! Lo que pasa es que hace tantos años ya de aquel jardincillo en Barcelona. Verdad? Que ya ni te acuerdas :)
      Es Ajania pacifica, una plantita preciosa emparentada con los cristantemos, sí.
      En cuánto a mamá eso es lo que tienes que hacer, conectarle los "internetes" para que la mujer pueda cotillear mi blog. Un beso enorme, hermana :) y gracias por venir por aquí de vez en cuando!!

      Eliminar
  3. Yo también realizo el acolchado en alguna parte del jardín, la otra es de rocalla ¡menos mal que no lo necesita! y la verdad es que es lo mejor para evitar que tanto el calor como el frío excesivo estropeen las plantaciones.
    Muy buena tu explicación y descansa un poco, que esta tarea tiene lo suyo!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tengo la mitad del jardín hecha, Montse... me tomaré con algo de calma la otra mitad. Pero tampoco con demasiada porque rápido vienen las heladas y ya sabes que acolchar un suelo helado es conservarlo helado y no quiero eso. Ahora está aún atemperado, es el momento de hacer este trabajo.

      Eliminar
  4. Qué faena, María! Ves, la ventaja de mi jardín pequeñito pequeñito es que no tengo que trabajar tanto..., quien no se consuela es porque no quiere!
    Estás creando un jardín fantástcio!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Yo acolcho el huerto y el jardín con las hojas secas y una fina capa de recortes de césped. He notado buenos resultados. Tambien esparzo las ceniza de la chimenea a voleo para que no formen costra con la lluvia. Para mí los trabajos en el jardín no son penosos sino agradables y relajantes, la verdad es que se me pasa el tiempo sin sentir.
    Enhorabuena otra vez por tu blog, es muy ameno e interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El año pasado eso hice yo. NO disponía de otro material que las hojas que recogía del entorno porque mi jardin lo que tenía era fundamentalmente árboles perennifolios. Pero era horribble la imposibilidad de mantener el acolchado en su sitio con el viento...volaba y se iba a los caminos. Probé luego a poner un poco de estiércol esparcido sobre la capa gruesa de hojas y parece que mejoró la cosa.
      Pero la verdad, desde que he encontrado un filón de este material que es matera troceada chiquita... en mi jardín no hay color. Mucho mejor este acolchado, no se mueve, no se lo lleva el viento y a los cuatro días no está compostado como las hojas en año pasado que en breve se quedaron chafadas por la lluvia. Pero reconozco que porqu etengo la facilidad de conseguir este material gratis, comprar las cantidades que preciso para la extensión de mi jardin se me antoja imposible. Muchas gracias por tus palabras, Lola, me alegra de que te parezca interesante. Un saludo cariñoso.

      Eliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido