miércoles, 30 de septiembre de 2015

Una belleza: Koelreuteria paniculata Laxm.(Jabonero de la China, árbol de los farolillos, árbol del barniz)

Tras muchas cavilaciones la elegida fue Koelreuteria paniculata, una verdadera belleza!! 
Mi jardín trasero tiene una de sus fachadas orientadas al sur, en ella cultivo varios rosales y claro, las rosas se achicharran en verano. Aunque los rosales quieren sol, aquí en la Sierra, veo que prefieren que se les proteja del sol del mediodía, sobretodo algunas variedades de rosales antiguos que tengo en este zona como Rosa 'Louise Odier' o Rosa 'Madame de Sévigé' 


Era preciso sombrear un poco la zona en las horas centrales y para ello contemplé la posibilidad de plantar un árbol a mitad del recorrido de este jardín trasero.
Pedí opiniones sobre el tema en un Grupo de Facebook en el que participo y mis amigos jardineros me hicieron un montón de propuestas.
Les pedí que los árboles propuestos cumplieran una serie de condiciones:
* Que no tuvieran unas raíces invasivas y peligrosas que dañaran estructuras de la casa (por ese camino va la tubería de desagüe de la casa hacia la parte baja de la parcela).
* Que no tuvieran un crecimiento demasiado grande porque no quería que el jardín se me quede umbrío y no pueda cultivar plantas que precisan algo de sol como las que tengo en este lateral del que hablo. Prefería por tanto un árbol con una copa de tamaño que no fuera desmesurado.
* Que fueran árboles que no tendiera a tener varios troncos.  Es decir esos árboles (que por cierto me encantan) que cuesta mantenerlos con un solo tronco porque emiten brotes desde abajo y claro, ocupan bastante de ancho. Se trata de una zona que no es demasiado ancha y que la recorre un camino, de ahí que no puedan invadir mucho espacio en la parte baja para no entorpecer el paso.
* Que no tuvieran una vegetación demasiado espesa para permitir pasar algunos rayos de sol a través de ella y que así proyectara una sombra moteada que no ensombreciera del todo los rosales. No convenía un árbol que produjera una sombra espesa porque hubiera convertido este jardín trasero en una zona excesivamente umbría.
* Que fueran caducifolios para que en invierno el sol pueda seguir bañando este jardín.
* Que otoñara!!! Eso para mí era imprescindible. Ya sabéis que no hay estación que más me guste que el otoño con sus colores maravillosos.
En el inicio del camino que como digo recorre este jardín ya tenía desde hacía poco plantada una Parrotia persica también de un otoñar maravilloso, pensé que quedaría muy bien elegir otro árbol de bonitos colores en estos meses a unos metros de distancia que embellecerían este jardín en esta estación. tendiendo sus finas ramas sobre este espacio aligerándolo de sol pero permitiendo que pasara bastante luz.
Es increíble la de especies que me propusieron. Desde Cornus florida, pasando por Sauce 'Hakuro Kishiki', Rosas de Siria, Cercis siliquastrum, Albizia julibrissim, Prunus, Sorbus aucuparia... Fuimos debatiendo sobre sus ventajas e inconvenientes...en fin, la lista era interminable pero había que seleccionar uno solamente!!
Ya el año pasado Pilar Bueno me había hablado de la bonita floración, fructificación y otoño de Koelreuteria paniculata pero a pesar de haberlo buscado por todos los viveros que frecuento en ninguno de ellos encontré ningún ejemplar. Pero esta vez, viendo fotografías que me inspiraran para decidirme vi algunos Jaboneros de la China con las hojas ya coloreadas y...ufff quedé impresionada! Me pueden las coloraciones otoñales!! Koelreuteria paniculata cumplía, creo, todas las condiciones que yo había puesto. Así que tras mucho pensar me decidí por ella.
Hecha la elección restaba localizar dónde comprarla y finalmente la encontramos dónde hemos comprado los demás árboles, en Viveros Sánchez en Guadalajara. Como os expliqué a mediados de este mes trajeron los árboles del vivero y enseguida acometimos su plantación.
Se trata de un arbolito que puede alcanzar unos 6/8 metros con el tiempo aunque no es de un crecimiento demasiado rápido así que tardará en llegar a tener esas dimensiones. Suele elegirse como árbol en calles con aceras no muy amplias, así que es un árbol que tiene cierto aguante a la falta de nutrientes frecuente en estas plantaciones en las calles y a la sequía.

Es un árbol con varios momentos de interés en el jardín, comienza el primero con la floración a finales de verano con grandes grupos de pequeñas flores amarillas con centro rojizo, estas flores más adelante dará lugar a graciosos farolillos que permanecen durante largo tiempo en las ramas siendo muy decorativos y por último en otoño su follaje plumoso y ligero adquieren unos hermosos tonos amarillos, anaranjados y dorados que convierten al árbol en un claro centro de interés.
Parece ser que requiere que de joven no es conveniente que se vea sometido a fuertes vientos y que no es conveniente regar en exceso. Al contrario, resiste cierto grado de sequedad en el sustrato.

Fotografía de árbol adulto de Koelreuteria paniculata https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Koelreuteria_paniculata_JPG1H.jpg
Fotografía de floración  https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Koelreuteria_paniculata_Prague_2011_1.jpg

Solanum rantonnetii, el Solano de flor azul o Dulcámara perenne

Tengo mala suerte con estas plantas. Llevo años intentado cultivar Solanum rantonnetii (Llamado también Solano de flor azul o Dulcámara perenne). Digo intentar porque hace dos o tres años adquirí un Solanum rantonnetii que planté en el suelo de mi jardín anterior. Quedó tan perjudicado en invierno que lo puse en una maceta para aplicarle cuidados intensivos para ver si era capaz de recuperarlo. Creo que era demasiado pequeño aquel contenedor, la cosa es que lo veía cada vez más feo y cuando nos vinimos reconozco que no fue de las plantas que me traje primero. Lo cierto es que creía que había muerto.

Cómo son las cosas en jardinería que a veces nos sorprenden!! El otoño anterior fui un día a aquel pequeño jardín y para mi alegría comprobé que estaba vivo aún así que me lo traje y lo puse en un contenedor de buena dimensión con un sustrato rico y con buen drenaje.
No me apetece tener demasiadas plantas que tenga que recoger en invierno. Para mí representa un transtorno el trajín que supone llevarlas al garaje, acordarme de regar allí dentro las que precisan de algún riego y volver a sacarlas en primavera. Prefiero optar por plantas que resistan mis heladas. No obstante ser como digo bastante reticente cuando llegó el invierno puse a cubierto este Solanum cultivado en maceta.

En realidad lo que me apetece es tener una Dulcámara en tierra, que se haga bien grande y forme una nube de flores de precioso violeta azulado por entre mis rosales. Es tanto lo que me gustan sus preciosas y brillantes florecitas con centro de llamativo amarillo que el año pasado, de visita en un vivero de la zona, vi un solanum con unos buenos troncos lignificados en la base. Se notaba que era una planta que llevaba ya cierto tiempo allí y me decidí a comprarla en la esperanza de que aguantara mejor las bajas temperaturas de mis inviernos. Me arriesgué a plantarla en tierra sobre un muro orientado al sur dónde recibe la luz solar todo el día pensando que al tener ya ramas de cierto calibre resistiría mejor el invierno.
Este color me encanta combinado con los rosas y magentas oscuros de las rosas que tengo en el mismo muro y combinadas con Rosa 'Falstaff' pensé que quedaría preciosa.
Se trata de un arbusto de crecimiento algo desgarbado que puede guiarse como trepadora o como mata más redondeada mediante poda. Incluso se pueden formar unoss preciosos arbolitos de uno o varios troncos trenzados y con una copa redonda cuajada de flores.
Perdió las hojas en invierno como es lógico y me tomé la presencia de aquellos "palos" secos y de crecimiento poco armoniioso como el precio a pagar por tener su preciosa floración en verano/otoño si tenía la suerte de que no se muriera en invierno.
Durante el invierno algunas de sus ramas se secaron pero no quise hacer una poda limpieza hasta que viniera el buen tiempo. Tardó bastante en brotar y aún después de volverse a cubrir de hojas fue también bastante el tiempo que ha tardado en dar flor. Hasta finales de verano no se han abierto los primeros capullos así que veo que en efecto, aunque mis heladas no han llegado a poder con ella, sí la dejan muy perjudicada y la planta no logra reponerse hasta bien entrada la primavera con lo que en mi clima la floración se reduce al otoño no como en otras zonas más suaves que pueden disfrutar de Solanum rantonnetii en flor también en verano.
La otra la cultivé en contenedor y la puse a cubierto en el garaje tan pronto como vinieron los fríos. Desde que la saqué al exterior he tratado de, mediante poda, formarla en forma de columna y claro, como los recortes han sido frecuentes no puedo decir con seguridad si hubiera florecido desde más temprano en le caso de que no hubiera practicado poda alguna. Por cierto, debe haber diferentes tonalidades de esta planta porque la del contenedor es mucho más violeta que la que está en tierra que vira más a un malva intenso.
Ninguna de las dos ha presentado un crecimiento que pueda decirse rápido. Puede que el estres de plantación en un caso y los pinzamientos a los que he sometido a la otra haya influido en ello.
No es una planta de dificil cultivo si no es por las heladas del invierno de la Sierra de Madrid. No es exigente tampoco en lo que hace a su suelo salvo en que no resiste que esté anegado. Con un buen abono y aporte de algo de materia prima para enriquecer el medio dónde se cultive hay suficiente.
Eso sí, no puede faltarle el agua durante la primavera y el verano y solo será ya en otoño cuando nos podamos descuidar en este entido.

Aguanta cualquier poda, preferiblemente en primavera y como digo, se puede conducir como trepadora pero Solanum ratonnetii no es una trepadora dúctil con ramas largas fáciles de guiar como Solanum jasminoide. Del suelo parte largas ramas que al poco se hacen bastante rígidas y su crecimiento en global es bastante desgarbado y no es fácil llegar a guiarlas "pegaditas" al muro al estilo de otras trepadoras.
En lo que sí es exigente es en la orientación en la que debemos cultivarla. Solo florece profusamente cuando recibe muchas horas de sol así que un muro orientado al sur es su lugar predilecto.

lunes, 28 de septiembre de 2015

Agua!!! Cómo instalar una bomba de agua para la fuente de piedra del jardin

Ya tenemos agua en la fuente de piedra!! Por fin!! :) Queda chula, eh!! Y el sonido...ummm qué delicia!! Los dos caños proporcionan un borboteo y un juego de luces cuando el sol incide en el agua que me parece precioso. Ahora tengo que dedicarme a pensar en las plantaciones para crear alrededor de esta fuente un entorno fresco y frondoso. Da gusto ahora abrir desde la calle la puerta del jardín. La piedra, la madera, la fuente...el canto del agua!! Ha sido mucho, muchísimo trabajo. Pero quién se acuerda ya!! Se me olvidaron las horas y los días que hemos tardado en dejar así esta zona porque estos cambios en mi jardín compensan con creces el trabajo invertido!!! :)
Tendrá que embellecerse más. Sin duda. y espero que este aspecto aún de "nuevo" y un tanto "desvestido" que tiene este rincón todavía se vea transformado en no mucho tiempo en un rincón lleno de vegetación fresca y húmeda que seguiré contemplando desde la ventana de la cocina de mi casa aún no estando en el jardín...


No sé si la Catalpa bignonioides que plantamos proporcionará hasta que crezca algo más la suficiente sombra para que crezcan bajo ella helechos y plantas de sombra pero lo cierto es que sería lo que me gustaría ver crecer alrededor de esta fuente.
Si no es así, pondré plantaciones provisiones en tanto el árbol llega a tener el tamaño necesario. Qué se le va a hacer!!






Quería explicaros hoy el sistema que hemos seguido para la instalación de la bomba de agua necesaria para el funcionamiento de esta fuente. De no ser por la estructura de la fuente sería algo realmente sencillo. De hecho, cuando se trata de fuentes más habituales en el diseño, dónde el depósito de agua está a cierta altura del suelo, es algo que se puede hacer en un rato.
La complicación aquí ha venido como digo de que mi fuente consta de dos lebrillos y que uno de ellos está ubicado justo a la altura del suelo. 
Había dos soluciones: Una que el motor "tomara" el agua directamente del barreño inferior. Optando por ésta, podríamos haber instroducir la instalación dentro del lebrillo inferior y haber tapado el motor y tubos con alguna piedra para disimularlo. Esta solución era la más sencilla pero tenía el inconveniente de que tapar del todo motor, tubos, etc, era algo difícil y estéticamente nos gustaba menos. Hemos estado tentados de evitarnos las complicaciones de la segunda solución a pesar de que reconozco que la tentación de evitarnos los problemas que originaba ha sido grande!!
La segunda solución era hacer la instalación completamente oculta. Es decir, que motor y tubos no se vieran o se vieran lo menos posible.
Decidirnos por  esta solución hacía necesario ubicar por debajo del nivel del barreño inferior un depósito de agua subterráneo del que el motor pudiera "tomar" el agua y hacerla subir a través del cuerpo de la fuente para que saliera por el caño superior.
Creo que este esquema explica bien lo que quiero decir.
Como se ve la fuente consta de un "cuerpo" estrecho y alto en cuya parte superior se ubica un caño del que sale el agua para caer en un primer lebrillo situado sobre una especie de "peana" de piedra también que lo sitúa en un nivel de altura por encima de un segundo barreño, más grande y ubicado a nivel del suelo.
Aunque en su composición es una fuente absolutamente sencilla, buscar soluciones que no desvirtuaran ese aspecto un tanto añejo que buscábamos ha pasado por quebrarnos bastante la cabeza para encontrar la forma idónea de hacerlo. Esto conllevaba la limitación de determinados materiales que hubieran desentonado del todo con el aspecto de la fuente.
Debo decir que cuando construimos la fuente, hicimos la previsión de dejar un tubo interno en el cuerpo de la fuente que lo recorriera desde abajo hasta la salida del caño superior.

Decidirnos por  esta solución hacía necesario ubicar por debajo del nivel del barreño inferior un depósito de agua subterráneo del que el motor pudiera "tomar" el agua y hacerla subir a través del cuerpo de la fuente para que saliera por el caño superior. Esto ha posibilitado que la conducción del agua desde el motor al caño fuera completamente invisible.
Para la construcción de esta especie de "depósito" subterráneo hemos usado un simple taper de material bastante rígido comprado en los chinos.
Para empezar había que instalar un tubo de goma que llevara el agua del lebrillo inferior hasta el depósito subterráneo. 
Este barreño tiene bastantes años y siempre ha estado en este jardín simplemente colocado en el suelo. No sabemos quién le practicó el pequeño orificio que tenía ya hecho en su asiento pero la verdad es que nos ha venido de perlas que estuviera ya hecho el orificio. Mediante la introducción de una pequeña pieza hueca y de plástico metida a presión en el comienzo del tubo del agua ha sido suficiente para "cerrar" herméticamente este pequeño agujerito. La pieza presiona contra las paredes de la tubería de goma y ésta a su vez en el perímetro del orificio. Bien, ya tenemos bien anclado el inicio del tubo del agua en el barreño.
El otro extremo del tubo de goma lo hemos conectado al pequeño depósito subterráneo de agua mediante el uso de un conector rápido de manguera de riego.
Valiéndonos de un reductor de metal hemos cerrado herméticamente el agujero que hemos tenido que hacer en el taper.
En este momento pues, tenemos ya los dos extremos del tubo de goma que llevará el agua desde el barreño inferior al depósito instalados de forma que no pierda agua ni en su inicio ni en su final.
A continuación  introdujimos el motor en el depósito (taper) y teníamos que sacar de él tanto el cable eléctrico como el tubo de plástico que debía conducir el agua del taper al cuerpo de la fuente..
Ahora se hacía necesario "conducir" el agua del depósito al cuerpo de la fuente. Para ellos hemos usado de nuevo otro trozo del mismo tubo de plástico flexible y lo hemos llevado desde el taper hasta la fuente insertándolo en el tubo hueco que teníamos preparado cuando la construimos haciéndolo salir por el caño superior.
Utilizando otro reductor de metal logramos evitar perdidas de agua en el orificio del taper por dónde sale el tubo de agua hacia la fuente.
Y valiéndonos de un prensaestopa (pieza de ajuste) hemos sellado por compresión el orificio del taper por dónde sale el cable eléctrico que va desde la bomba hasta la conexión de la toma eléctrica para que ésta funcione. 

Hemos utilizado un recipiente hermético plástico lo más rígido y con un buen ajuste de la tapa para que fuera lo más hermético posible. Puede que en el futuro haya algo de pérdida de agua y debamos sustituirlo pero de momento la fuente está funcionando sin que hayamos notado fugas de agua ninguna. 
Bien, aquí ya tenemos el depósito listo para su funcionamiento.
Como se ve en la fotografía el agua es conducida del barreño inferior hasta el depósito subterráneo y de aquí al interior del cuerpo de la fuente mediante tubo de goma flexible. El cable eléctrico sale del depósito y llega hasta el interruptor ubicado en la puerta de entrada de la casa desde dónde podremos poner en funcionamiento la fuente o desconectarla. Lógicamente instalamos un cable eléctrico desde la toma del suministro hasta este interruptor.
Hemos pensado cubrir esta zona del depósito poniendo encima algo con peso, como una baldosa y tapar ésta con una fina capa de sustrato para que no se vea nada de la instalación pero a la vez sea fácil acceder a la bomba por si un día se produce una avería.
Evidentemente tendré que llevar cuidado de no actuar con herramientas como picos o palas en la zona próxima al depósito.
Bueno, pues esto creo que es un resumen de las soluciones que hemos ido adoptando para ir resolviendo los problemas que se nos iban planteando.
Restaría explicar algún detalle no carente de importancia para quién quizás esté en la tesitura de tener que instalar este tipo de bombas en la fuente de su jardín.
Quisiera comentar que al no ser "real" el caño de la fuente, es decir, al no venir el agua directamente a través del caño si no del tubo de goma insertado en él más estrecho, lógicamente, "la forma" de salir el agua por el caño no nos gustaba en primera instancia. Era como si fuera mucho caño para tan poco chorro de agua. Quedaba demasiado... fino, demasiado estrecho. Lo hemos solucionado insertando un pequeño objeto en la boca del año, disimulado para que no sea vea pero que abre un poco el caudal de agua y produce el efecto de que es más la cantidad que sale.
Esta fuente al tener dos lebrillos hace necesario compensar muy bien la cantidad de agua que sale por el caño superior y la que sale por el caño del lebrillo. Esto es importante porque para que el funcionamiento sea idóneo la cantidad de agua que cae sobre el lebrillo no debería ser nunca más de la que el lebrillo puede liberar. De lo contrario, desbordaría.
Nuestra primera idea fue taladrar con sumo cuidado el lebrillo hasta hacerle un agujero que permitiera la inserción del trozo de tubo de cobre a modo de caño.
Pero finalmente fueron dos las razones que nos hicieron desistir de esta solución:
Primero porque aunque hubiéramos usado brocas progresivamente más grandes hasta lograr el diámetro deseado...más de dos centímetros que eran los necesarios para insertar el caño, hacen preciso utilizar brocas realmente grandes y largas que no permiten la manipulación delicada que precisaba la fragilidad de la pieza y hubieran puesto en peligro la integridad del lebrillo. Ello o ir "limando" con una paciencia de chino (perdón a los chinos ajajja) el orificio hasta tener las dimensiones necesarias.
Pero no sólo nos ha desanimado a hacer un orificio tan grande este motivo. Pensamos que hacer esto era provocar que del barreño grande saliera tal cantidad de agua que no podría ser suministrada por el caño superior dado que el caudal que éste proporciona (aunque lo que se ve es un caño del mismo diámetro que el del lebrillo) realmente el agua sale por el tubo de goma que lleva dentro el caño y que es lógicamente de un diámetro inferior y por tanto capaz de menor caudal.
Finalmente hemos optado por practicar al lebrillo un orificio de una medida suficiente para que "sacara" hacia el barreño inferior la cantidad de agua que le iba suministrando el caño de la propia fuente.
Sobre éste orificio practicado en el barro de la pieza hemos unido simulando que salía de él, un trozo de tubería de cobre que se oxidará con el tiempo y creará una bonita pátina con la humedad. Lamento no tener fotografía de la pieza empleada para est unión. Simplemente era una pieza de plástico en forma tubular que de un lado tenía una especie de "pitorro" (jajaja no se me ocurre otra palabra, lo siento) y de la otra contaba con el perímetro adecuado para ajustar bien a presión en el inicio del caño lo que permite que éste se mantenga perfectamente unido al lebrillo sin que haya fugas ninguna de agua.
Previamente, igual que hicimos con el caño de la fuente cuando la construimos, hemos dado con el mazo sin piedad sobre el metal para envejecerlo un poco y quitarle ese aspecto de nuevo que traen estos tubos recién comprados. :)
Espero haya sido de vuestro interés estas explicaciones en las que he tratado de compartir los problemas con los que nos hemos ido encontrando y las soluciones que les hemos dado. Puede verse que no es un trabajo de dificultad inasumible ni mucho menos pero que hay algunos detalles que conviene tener en cuenta para que el resultado sea adecuado...

sábado, 26 de septiembre de 2015

Flores en septiembre

El verano no es la estación que más me gusta. Lo digo siempre. Por fin se despidió!! Nos dejó mientras estuvo tonos de verde que rara vez me emocionan, las floraciones sin la abundancia y frescura deseables, y nada que ver con las "borracheras" de color de la primavera. En el suelo de mi jardín no hay una sola brizna de hierba, más bien se torna con un aspecto árido y seco que no puede ocultar el tipo de suelo que es, arenoso y pobre. Las plantas en general delatan los efectos de un calor excesivo pero este mes, el de septiembre, suavizado ya un poco el calor, parece que permite que comience un nuevo estado de cosas. Algunas plantas, repuestas ya del mazazo veraniego, están sacando brotes nuevos y dan la impresión de cierta recuperación.
No obstante no hacerlo entre los verdes luminosos ni acompañadas todavía de los suntuosos tonos que vendrán en esta estación apenas comenzada, destacan los destellos de algunas flores...en casi todos los colores!!
El amarillo, francamente en minoría en esta época del año, en las grandes trompetas de la Brugmansia que penden de un arbusto algo desgarbado y Curcubita pepo (Calabaza) que a pesar de ir deteriorándose ya sus hojas sigue produciendo algún fruto.


El delicado tono malva representado por la invasiva Impatiens balfourii cuaja el arriate nortizo de mi jardín trasero. La próxima temporada tendré que limitarla si no quiero que llegue a hacer peligrar a otras plantas cercanas. Además, precisa demasiada agua en cuanto le da el sol.
Los rosas y magentas ganan por goleada!! Cercis siliquastru con un rosa que no es estridente. Al contrario de los tonos brillantes de Fuchsia magellanica 'Riccartonii', Gaura lindheimeri 'Siskiyou Pink', Mirabilis jalapa y la incansable Salvia Greggii.











Los blancos con Rosa 'Guirlande d´Amour', Solanum jasminoide y Alysum maritimum con sus olorosas y diminutas florecillas..



Y los azules de la mano de Solanum rantonnetii,  la vigorosa Buddleja Davidii, las delicadas Salvia nemorosa, y Vitex agnus castus latifolia, un arbustos hermosísimo!!