domingo, 23 de agosto de 2015

Construímos un arco de madera con celosías para la entrada al jardín trasero

Ya queda menos!! Ay no se termina nunca!! jejeje No creáis que está terminada esta esquina eh? Todavía falta la puerta que cerrará este arco y poner en funcionamiento la fuente...y hacer las plantaciones. No sigo!

Pero bueno, en este estado ya va quedando medio decente. Verdad? Estoy satisfecha...según vamos trabajando en este espacio va quedando mas lindo (o será que el ojo del amo engorda el caballo? :P ) Sobretodo me gusta que se vea el camino serpenteante entre los dos postes que forman el arco... y la casita de madera al fondo. Tendremos que tener en cuenta no perder del todo esta vista cuando hagamos las puertas, sí...





Como comenté en la entrada del diseño de esta zona que ha sido buena idea dividir el jardín trasero (zona tras la fachada norte de la casa) con este arco. Le ha proporcionado intimidad y a la vez preservará del aire helado que sopla en invierno y que recorre este jardín largo y estrecho como si fuera un embudo.
Pensé inicialmente en hacer esta división con metal pero lo descarté rápidamente. El complemento perfecto de la piedra es la madera. Cálida, natural... sobretodo cálida!! Equilibra la piedra. No es cierto?
Este trabajo ha consistido como veis en hacer un arco con unos largueros más anchos sobre los que hemos cruzado unos travesaños que forman una pequeña pérgola sobre él. No voy a negar que estuvimos tentados de cortar en bisel los travesaños. Hubiera sido mucho más fácil y rápido pero quedan tan bonitos con estas formas!! Siempre digo que una vez hechos los trabajos nos olvidamos del esfuerzo que costó hacerlos y solo vemos la belleza del resultado, así que .. a dibujar una plantilla para repetir el dibujo en cada uno con una sierra de calar y luego a hacer una especie de machihembrado para que los travesaños asienten sólidamente en los largueros.

Teníamos unas celosías de madera del otro jardín que hemos aprovechado. Una manita de Lasur y han quedado como nuevas. Por cierto, qué terrible es el sol!! Estaban totalmente decoloradas, blanquecinas.. Con esta mano de protector ha vuelto a resaltar el bonito color de la madera.

Simplemente las hemos tenido que recortar a la medida de los huecos que han quedado entre los poyetes de piedra y los postes de madera horizontales que forman parte de la estructura del arco.

Unas pequeñas escuadras han servido para anclar las celosías sólidamente a estos postes.

Una estructura de este tipo, teniendo en cuenta el fuerte viento que correrá a través de ella, es de suma importancia que sea absolutamente sólida. Hemos tenido buen cuidado de elegir bien el tipo de tornillería que hemos usado durante todo el proceso, las piezas de anclaje a los muros de la casa y a los muretes, etc. Una pequeña cimentación de mortero para que los postes del arco no toquen directamente el suelo evitará que estén en contacto con la tierra húmeda y así no se producirán podredumbres.
En fin, este es el estado de este rincón de entrada al jardín. En breve acometeremos la construcción de una puerta para este arco. Como es bastante ancho quedará mejor que tenga dos alas.
En la siguiente fotografía puede verse la estructura desde el jardín trasero. Me gusta este encuadre, con la fuente viéndose!! :)
Quiero agradecer aquí los consejos siempre sabios de mi amiga Claudia. A ella no hay detalle que se le escape! Contar con su asesoramiento y su opinión fundamentada siempre es importante para mí. Desde aquí un gran beso para ella!! :)


miércoles, 19 de agosto de 2015

Hemos hecho una fuente de piedra en la esquina de entrada al jardín

Terminados el muro exterior, el murete que bordea el arriate y los pequeños muros que sostendrán dos celosías que darán entrada al jardín lateral el siguiente trabajo que hemos acometido ha sido la construcción de esta fuente.
(Si alguien desea ver cómo construimos los muros con piedra de musgo puede pinchar aquí)
Las dimensiones de la fuente y los materiales con los que estaría hecha aconsejaban que aparte de apisonar bien el suelo antes de comenzar, se construyera sobre unos sólidos cimientos que no permitan que con el tiempo se hunda o desnivele.
Como podéis ver en esta siguiente fotografía hemos hecho un buen hoyo en el terreno que hemos rellenado con un par de filas de ladrillo con mortero bastante fuerte. Aunque no se ve hay dos filas de rejilla de varilla corrugada formando un todo compacto y muy sólido al secarse.
Han sido días de mucho calor y no convenía que el secado se hiciera demasiado rápido así que íbamos regando el mortero a las horas de estar puesto sobre la obra para darle algo de humedad (no mucha) y que se secara más lentamente e impida que se agriete.
Antes poner peso sobre estos cimientos tenemos que esperar el tiempo necesario para que esté totalmente secos.
La construcción del "alma" de la fuente ha sido muy, muy sencilla, simplemente formar una especie de "L" con bloques unidos entre sí por mortero.
Las dimensiones evidentemente han estado decididas en función de los dos barreños que iban a componer la fuente. 
Siempre está bien contar con un grifo más en el jardín, todo lo sabemos!! Cuántas veces te dices "si hubiera puesto un grifo aquí..." Pero una vez hechas las cosas luego ya es tarde así que se nos ocurrió que no sería mala idea dejar previsto en la parte trasera de la fuente la posibilidad de poner más adelante un grifo.
Además como tenemos pensado que sea una fuente que "funcione", es decir, que salga agua por el caño y no sea mero adorno sería preciso conducir el agua para que salga por el caño.
Para ambas cosas, para el futuro grifo y para el caño han sido preciso dejar dos tubos dentro de la fuente mientras se ha ido construyendo.
A la altura que teníamos previsto poner el caño, el tubo interno lo hemos sacado hacia delante y el del grifo hacia detrás.
Aquí podéis ver el tubo de salida de la canalización de agua dónde puede que un día instalemos un grifo. Lógicamente el sobrante se tendrá que cortar a ras de la pared de la fuente.

Me gustaba el detalle de un azulejo en la parte frontal de la fuente. Hubiera preferido un color verde botella pero no ha sido posible ya que es tremendamente difícil, al menos en mi zona, encontrar azulejos de exterior. Este tampoco lo es y además ha tenido que ser azul... en fin, tampoco queda mal. No? Para su colocación hemos previsto un pequeño marco de madera que ha preservado la zona dónde irá el azulejo.

Quería que la fuente no tuviera un aspecto de nuevo. Al contrario, que pareciera hecha de hace muchos años y por eso los bloques de hormigón que se han usado en su construcción no los hemos cubierto de la misma manera que el el muro exterior o en los muretes. He preferido "forrarla" con trozos más gruesos de piedra y con separaciones entre ellas más anchas que en los muretes. Así no da la impresión de un placado si no de que está formada toda ella de piedra unida entre sí con mortero.

Ahora lo que tengo que idear es un sistema para "envejecer" este mortero entre las piedras. Probé el otro día, antes de secarse del todo a restregar tierra directamente sobre el mortero. Y sí, quedó un aspecto "terroso" que me encantaba. Pero claro, al estar demasiado seco el mortero ya, la tierra no quedó pegada a él y tan pronto le di con la manguera la fuente quedó "lavada" de nuevo.

Probaré a hacer mortero algo líquido y con una brocha "manchar" las zonas de unión entre las piedras e inmediatamente aplicar tierra sobre ellas, creo que así será más fácil de que se conserve pegada al mortero.
Ya os contaré finalmente qué sistema uso y colgaré las explicaciones por si a alguno de vosotros le puede valer en algún trabajo que haga en el jardín :)
Una vez terminada de piedra la fuente llegó la hora de colocar el caño y el azulejo.
Solo encontré este azulejo, no teníamos más ni posibilidades de comprarlo así que ya podéis imaginar los nervios a la hora de hacerle el agujero para meter el caño ejejjee :)

El diámetro del tubo del caño es bastante grande así que para evitar riesgo de ruptura del azulejo comenzamos por usar una broca delgadita y luego poco a poco aumentamos el tamaño hasta lograr el ancho que precisábamos. Situar sobre el azulejo dos pequeñas tablitas que permitieran sujetar el azulejo con el pie mientras se usaba la broca facilitaba que la presión sobre él fuera homogénea y evitó vibraciones.
Solventado el problema del agujero del azulejo "tratamos" el tubo para convertirlo en el caño de la fuente. Primero lo "envejecimos" a golpe de maza para que quedara abollado por algunas partes y perdiera ese aspecto brillante y demasiado nuevo. Estos huecos que se han hecho al golpearlo facilitará que se deposite ahí el agua y se oxide más y más rápido además de aportarle un aspecto más antiguo.

Antes de colocar caño y azulejo, metimos dentro de la cañería interior, la tubería que conducirá el agua desde el barreño grande hacia el caño.
El caño lo hemos hecho con tubo de cobre que a la intemperie como estará y salpicándole agua será muy fácil de que se oxide y coja enseguida un aspecto añejo.
También hemos tenido que doblarlo para formar la curvatura que hará que el agua al salir de la fuente vaya hacia el barreño superior.
Por supuesto que antes de cortar definitivamente la longitud del caño y de dar por buena la curvatura que hemos ido imprimiéndole lo hemos "presentado" colocando provisionalmente el barreño.
Inclinación caño.

Y por fin azulejo y caño ubicados en su lugar y bien sujeto con mortero.

Faltaba un detalle que aún está por decidir. Con "qué" se remataría la fuente? Tengo dos opciones, una la bola que podéis ver en esta fotografía, la otra es situar arriba una vasija de barro que tenga un aspecto añejo. No lo tengo claro aún y dejaré pasar unos días para decidirme. 
Si finalmente me inclino por la bola está claro que después de pegarla con mortero tendré que hacer que pierda ese aspecto de nuevo y homogéneo que tiene. Probablemente la manche con mortero y algo de tierra... no lo sé aún pero está claro que así no puedo dejarla, destaca demasiado del resto...verdad? :)
Bueno, ahora resta convertir esta construcción en una fuente haciendo que el agua circule a través de ella. Para ello contamos con un motor que haga subir el agua que salga del barreño inferior y la conduzca a través del cuerpo de la fuente haciendo que brote del año que la verterá sobre el barreño más pequeño y de ahí, al estar elevado que vierta a su vez en el grande. Pondré una entrada sobre la instalación de este sistema de conducción del agua en la fuente cuando lo tengamos terminado. Pero esto será lo último que hagamos en este rincón.
Ahora estamos dedicados a realizar los trabajos en madera que tenemos proyectados para poner sobre los dos muretes frontales un par de celosías y realizar una entrada que tendrá una pequeña pérgola en su parte superior y probablemente una puerta de dos alas suficientemente baja como para que no cierre del todo la visión del camino del jardín trasero que se encontrará tras ella. Me gusta la vista que se tiene desde la fuente...al fondo, bajo esta especie de arco con pérgola que sirve de entrada se ve la casita de madera al fondo y parte del camino serpenteante. Creo que quedará bien...eso espero, amigos. :)


Quiero que esta esquina tenga bastante sombra y de una sensación fresca al entrar en el jardín, para hemos previsto un buen hoyo de plantación para una Catalpa bignonioides. La tengo reservada en el vivero y se trata de un árbol cultivado en tierra así que no podré decirle al vivero que me lo traiga hasta que no caiga la hoja. 



Así podría quedar este espacio una vez plantada la Catalpa. Claro, el tiempo supongo que hará que crezca y tape prácticamente esta zona pero el mes que viene cuando se plante, el árbol tendrá este tamaño más o menos:
Imagino que según crezca la sombra que proyecte sobre esta esquina hará que poco sol haya en ella. No sé si en verano quizás tenga algo de sol a mediodía, sobretodo mientras la Catalpa no sea del todo grande. Ojalá se convirtiera este rincón en un espacio umbrío porque me permitiría cubrirlo con alguna tapizante como xxxx y poner algún helecho que me parecen unas plantas que ayudan a crear ambientes con aspecto fresco y frondoso. No es mi intención que haya demasiada diversidad de plantas en este arriate, ya digo, una tapizante que cubra, helechos y permitir que la hiedra que ya está creciendo en el muro divisorio de la parcela desarrolle alguna rama sobre el muro de piedra que acabamos de crear. No demasiado porque me parece tan bonita la piedra que no deseo que quede oculta en poco tiempo bajo la hiedra, así que tendré que controlar su crecimiento.


Diseño y realización de muros de piedra en la entrada al jardín

El primer golpe de vista al entrar en un jardín es de suma importancia. La verdad es que es agradable llegar a casa  y que la zona por dónde se entra sea bonita. Que además de bonita tenga la presencia de agua me hizo pensar en la conveniencia de ubicar una fuente en ella.
Adecentar esta esquina dónde está ubicada una de las puertas de entrada al jardín era cosa de no aplazarlo más así que estos días nos hemos dedicado a construir en este espacio un arriate elevado bordeado por un murete chapado en piedra de musgo y en él hemos construido una fuente de piedra. A ver si os gusta!! :)
Esta zona por la que habitualmente entramos a nuestra casa estaba prácticamente sin hacerle nada y tenía un aspecto más bien desolado.
Se trata de un espacio que presenta dos inclinaciones, una de norte a sur que puede apreciarse en esta fotografía dónde aparece la puerta de entrada que menciono. El terreno también está más alto en la zona de la puerta y desciende conforme se acerca a al entrada del camino del jardín trasero.
Con estas dos pendientes, se hacía difícil ubicar la fuente. Era preciso crear una superficie horizontal así que pensé que podría nivelarse el terreno haciendo una especie de arriate elevado en cuya parte superior ubicáramos una fuente.

Había otro problema y es que el muro exterior estaba literalmente hecho polvo. En él en su día hicieron el contador de los suministros y como las arizónicas habían crecido tanto y sacaban ramas hacia fuera de la parcela no se lo pensaron dos veces!! Hicieron los armarios de luz y agua con las ramas de las arizónicas dentro ajajajjaja Increíble, verdad? Pues es cierto.
Las arizónicas están sin podar vete tú a saber desde cuándo!! Años y años creciendo a sus anchas las han convertido en monstruos enormes del tamaño de árboles (y no pequeños) que resultan horribles y cuyas raíces son tan invasivas que es difícil plantar algo cerca. Ya no tiene arreglo. Podarlas a la anchura que requeriría un seto sería cortar hasta la parte lignificada y claro, de ahí ya no rebrotan. Así que si las cortas lo que queda es un esqueleto pelado horrible.
Hemos recortado todas las ramas que crecían desde el suelo hasta la altura superior del muro exterior pero no las hemos eliminado que quizás era lo que hubiéramos tenido que decidir. Pero la verdad, quitar todas hubiera sido un trabajo tremendo y hemos preferido dejarlas hasta que algún día se remodele todo el muro exterior de la parcela.
Quizás algún día estemos en disposición de talarlas, contratar una pequeña excavadora que arranque las raíces y construir de nuevo todo el muro externo de este lateral de la finca. De momento no es posible pero al menos este trocito de muro sí hemos querido arreglarlo y dejarlo bonito.
Además de la creación de este arriate para ubicar una fuente la idea era crear en esta esquina una zona previa al jardín lateral. 
Este jardín es larguísimos, más de 25 metros y bastante estrecho (unos cinco) de manera que en invierno invita a entrar en él al aire gélido como si fuera un embudo. Siendo tan largo he pensado que no habría problema en dividir una de sus partes y que en lugar de comenzar en la puerta de entrada a la parcela lo hiciera una vez se traspasara el arco con pérgola de madera y celosias a los lados que estamos haciendo. 

Los muros altos macizos no son eficaces contra el viento. Las divisiones macizas, es decir, los muros rígidos no son aconsejables para paliar estos problemas de viento porque en lugar de menguar lo que provocan es que el viento choque frontalmente con ellos y al no poder traspasarlos se eleve salvándolos por encima algunas veces y creando turbulencias.
Esta división que por la que me he decidido,  al no tratarse de un muro alto si no de unas celosías de madera con vegetación sobre ellas en el futuro y haber espacios huecos como el que habrá sobre la puerta y a través de los agujeros de la propia celosía, restará fuerza al viento sin presentarle un obstáculo insalvable lo que asegurará que no llegue a tumbar la estructura. El jardín trasero quedará así más preservado especialmente en invierno. 
También me ha ayudado a decidirme a hacer este trabajo el hecho de que la puerta de entrada es bastante bajita y hasta ahora el jardín quedaba a la vista de la gente que pudiera pasar por la calle. Preservar mi intimidad y que se impida miradas ajenas desde la calle para mi era importante. Creo que así, el jardín trasero será más íntimo, más reservado...
Bien, subido el muro a dos metros con bloque de hormigón tocaba el turno de realizar los muretes frontales y el que rodearía el arriate dónde iría la fuente. Como he comentado no me interesaba un muro alto que constituyera una muralla  si no más bien un murete de unos 60 cm de alto con una abertura central que diera paso al camino. Sobre estos dos muretes transversales irán un par de celosías sobre las que crecerá probablemente un rosal con alguna clemátide del Grupo 1 o 2 (las del Grupo 1 obligan al mantenimiento en invierno de toda una estructura enorme de ramas que no me parece bonita cuando ´ha caída las hojas)
Aunque ni los muretes que estarán a los lados de la entrada ni el que bordea el arriate de la fuente son altos era importante que su construcción fuera sólida así que hemos hecho un poco de zanja para rellenar con cemento y que constituyera unos buenos cimientos para que los muretes estuvieran bien asentados.
La construcción de los muretes frontales no ha tenido mayor problema dado que la base estaba nivelada. Tan solo se ha precisado tirar un nivel sobre el que hemos puesto el cimiento y sobre él los bloques de hormigón. Tres hileras para ser exactos.

Por el contrario el murete que circunda el arriate al estar en pendiente ha requerido tirar muy bien varios niveles para que una vez terminado su parte superior quedara perfectamente nivelada.
En esta fotografía pueden apreciarse el sistema que hemos utilizado para nivelar bien este murito: Hemos ido clavando varilla corrugada en el suelo bordeando los cimientos. Sobre estas varillas hemos ido tirando con cuerda un par de niveles que marcaron la parte superior a la que debíamos dejar colocados cada fila de bloques.
Estas dos cuerdas han sido de gran ayuda ya que tan solo hemos tenido que colocar los bloques de manera que su parte superior coincidiera con estos niveles de cuerda. Evidentemente hemos ido comprobando con nivel que los bloques los íbamos colocando verticalmente de forma correcta. 



Quienes ya conocéis mi jardín sabéis que todo él tiene terrazas bordeadas de piedras de granito, muy propia de esta zona de la Sierra Oeste de Madrid. Son piedras colocadas hace ya muchísimos años y han tenido tiempo de que sobre ellas crezca musgo, líquenes e incluso otras plantas y que estén cubiertas por una patina que me parece preciosa. Añeja, con solera!!
Este hecho ha condicionado la elección del tipo de piedra que debía cubrir los bloques: Piedra de musgo. Me encanta este tipo de piedra!! Los palets no vienen con todas las piedras de igual color. Algunas vienen con poco musgo pero otras... ummmm qué belleza!! Verdad!! Todo un universo de vida en ellas, un diminuto jardín dentro del jardín jejeje :P

No es fácil cubrir los muros con placas de piedra. Es un trabajo que requiere pericia y tener fuerza, la verdad. Algunas piedras pesan lo suyo y colocarlas de manera que ni estén hundidas ni sobresalgan en exceso y que además queden sólidamente ancladas a los bloques no es tarea fácil. Ha llevado su tiempo cubrir todo con piedra pero creo que ha quedado bonita!!
El tiempo la embellecerá más aún. Cuando estas piedras estén la mayor parte del día a la sombra y a base de lluvia y de la humedad propia de las zonas umbrías crezca sobre ellas musgos y líquenes tendrá esa pátina que solo el tiempo es capaz de crear y que embellece tanto las cosas...




Terminado el trabajo de la piedra hemos acometido la construcción de la fuente.
Podéis ver el paso a paso de la construcción de esta fuente pinchando aquí.