martes, 7 de abril de 2015

Clemátide macropetala (Clematis macropetala) azul o malva?

Qué difícil es calificar a veces la gama de azules y malvas... Según de dónde le venga la luz, según la hora del día...las flores de esta clemátide me parecen claramente azules; otras veces un azul con tintes malvas...En todo caso gamas bonitas siempre y siempre difíciles de captar para una pésima fotógrafa como yo!! 

Esta está plantada en el jardín trasero, en la fachada norte de la casa para que tenga los pies en la sombra. A dos metros del suelo parte un arco de bastante anchura que cruz la terraza trasera orientada al este pero a esa altura cuando crezca y se soporte en él recibirá bastante sol. 
Eso quieren estas trepadoras caducifolias (aunque hay alguna variedad de hoja perenne), los pies a la sombra y la cabeza al sol. El suelo húmedo, rico y con materia orgánica y que mantenga cierto grado de humedad cosa que puede lograrse cubriendo los pies de la clemátide con otra planta o simplemente con alguna piedra o acolchado que mantenga el frescor.

La forma de plantarlas también es importante para evitar en alguna medida el típico marchitamiento que con cierta frecuencia les afecta. y por supuesto, aplicarles una poda correcta dependiendo del grupo al que pertenecen. Para ambos aspectos tengo publicados dos artículos por si es de interés para quién lea este.

Esta Clematis macropetala pertenece al Grupo 1, así que precisa poca poda. Las clemátides de este grupo florecen sobre la madera del año anterior, así que si se elimina con las podas también eliminamos la floración de la temporada siguiente. Si acaso, tras la floración, una poda de aclareo y limpieza de madera muerta o enferma y cuando veamos que se enmaraña demasiado o que sobrepasa el espacio asignado,
Florece una sola vez al año, al inicio de la primavera y lo hace de modo espectacular cubriendo de flores su vegetación compuesta de preciosas hojas de un verde claro. 

Tardan un tiempo en asentarse y en "echar a correr" pero una vez lo hacen, son imparables. De ahí que proporcionarles un buen soporte sea prácticamente imprescindible si no queremos que acaben sus tallos sobre las plantas que no deseamos o directamente en el suelo. 
Como decía ésta crecerá sobre un arco metálico sólidamente anclado a la fachada de la casa. Llegan a adquirir un tamaño respetable por lo que el peso que puede alcanzar es un asunto a tener en cuenta. Espero que se ésta se encuentre a sus anchas en esta ubicación!!

2 comentarios:

  1. María, qué preciosidad! Las clematis me chiflan y esta tuya tiene un color fantástico. Yo tengo desde hace años una piilu en mi jardín, el año pasado con las obras y la falta de riego ni asomó..., la dí por perdida. Pues ayer me sorpendió con unas ramitas que están brotando directamente del suelo. Digo yo que será ella..., viendo las hojas de la tuya son muy similares. Ya te contaré.

    ResponderEliminar
  2. Las clemátides, quizás porque tienen esas ramillas tan enclenques tenemos la idea de que son plantas delicadas y debiles....pero es verdad que no lo son. Delgadinas pero aguantan más de lo que nos creemos, Mónica :)

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido