martes, 17 de febrero de 2015

Poda de un rosal arbustivo ( A Shropshire Lad ) que trasplanté a comienzos del verano pasado.

Tenía previsto comenzar la poda de los rosales en la primera semana de febrero pero el tiempo no acompañó, tampoco lo ha hecho este último fin de semana en que ha llovido y el viento frío aconsejaba aplazar un poco la tarea.
Todos los rosales tienen las yemas activas y muchos de ellos están comenzando a brotar. No era cosa de aplazar demasiado la poda ni la última (tercera) aplicación de tratamientos preventivos durante el invierno (aceite insecticida y oxicloruro de cobre). Ya ha transcurrido el plazo de seguridad desde que les apliqué azufre así que esta tarde, que estaba el tiempo apacible me he puesto manos a la obra.
Este invierno no tendré prácticamente trabajo con la poda. La mayoría de rosales de mi jardín están plantados a comienzos de la temporada anterior así que solo precisarán un ligero retoque. 
Los que me traje del otro jardín son todos trepadores a excepción de este A. Shropshire Lad que aunque puede cultivarse como un trepador corto también puede podarse para que crezca como un arbusto más bien amplio. 
Si alguien está interesado en echar un vistazo a la poda de un trepador como Pierre de Ronsard, éste es el vínculo.
A. Shropshire Lad es un rosal de David Austin introducido en 1997 registrado con el nombre de "Ausled". Según su creador se trata de un rosal que él clasifica dentro del grupo de los rosales Leander. En su catálogo lo tiene incluido entre los arbustos muy grandes
Este rosal no es adulto todavía. Durante las dos temporadas que lo cultivé en el jardín anterior no gozó ni del lugar ni del espacio adecuado  así que su desarrollo tampoco fue óptimo. De manera que no es un rosal desarrollado todo lo que podría esperarse de ejemplar que va a comenzar su cuarta temporada debido a las condiciones adversas que menciono y que lo trasplanté ya comenzado el verano para traérmelo a este jardín y eso siempre produce un gran estrés. Algo que si cabe aún es más duro si se hace en un jardín con  un clima como el mío con temperaturas bastante altas durante el estío. Así que casi "perdió" la temporada anterior en el trajín del viaje y el tiempo que se tomó en recuperarse.
No obstante ha crecido sano y lo robusto que se espera de esta variedad tras la recuperación del trasplante. Ha desarrollado como se ve unas armónica ramas arqueadas como corresponde al grupo Leander al que pertenece y de follaje muy bonito y aunque su floración era de esperar que esta temporada anterior fuera escasa, las rosas que me regaló no me han decepcionado en absoluto,  A Shropshire Lad produce unas rosas grandes, dulce e intensamente aromáticas, de elegantes y deliciosos tonos rosados con matices melocotón, con muchos pétalos.
Como decía más arriba, no dispongo en este jardín todavía de rosales arbustivos que hayan alcanzado el tamaño necesario. De todos modos pienso que en este ejemplar podremos ver un amplio surtido de los aspectos que solemos encontrarnos a la hora de enfrentarnos a la poda de un rosal arbustivo. Me gustaría centrarme en esta entrada en estos aspectos comunes y que pueden ser de aplicación en cualquier otro tipo de rosal.
Ya sabemos que en jardinería aquello de que "cada maestrillo tiene su librillo" es una gran verdad y en este tema de la poda es de especial aplicación. 
Pero al igual que hay diferencias de teorías en todos los sentidos, desde el momento idóneo, la intensidad de la poda, la conveniencia o no, si hay que sellar los cortes o es preferible no hacerlo...etc También es cierto que hay algunos aspectos en los que sí hay coincidencia, al menos para la mayoría.
Vamos a centrarnos en estos aspectos que nos encontraremos cuando nos ponemos a podar un rosal arbustivo pero que muchos de ellos, siendo de sentido común, pueden aplicarse siempre que afrontemos el trabajo de la poda.
Hacer fotografías realmente buenas no es lo mío. Lo siento, Por muchos esfuerzos que hago no lo logro. Qué se le va a hacer!! :) Así que perdonadme por ello. También es verdad que la  hora no acompañaba demasiado :) Están tomadas por la tarde que es el momento en que puedo jardinear. He querido poner fotos muy explicativas que puedan ayudar, evidentemente, no a quienes llevan años podando sus rosales y saben perfectamente cómo hacerlo, pero sí a quién se enfrenta por primera vez a esta tarea.

Aquí tenemos el rosal en cuestión. Quizás si tuviera que dar un consejo el primero sería que antes de comenzar a cortar miráramos con detenimiento el rosal completo, que  nos detuviéramos en apreciar su estructura, su forma, su tipo de crecimiento.  
La poda puede momentáneamente menguar el tamaño de un rosal pero a la larga la naturaleza del arbusto se impondrá. Pretender cultivar un rosal de grandes dimensiones en un espacio mínimo además de no conseguirlo lo que provocaremos con ello es que la planta no crezcan en las condiciones que precisa y a la larga "nos lo dirá" :)
A la izquierda de este rosal hay un Mme. Isaac Pereire que quiero conducir en forma de arco cuando vaya creciendo. Dos trepadores juntos, que pueden hacerse bastante grandes, pienso que no es buena idea para este espacio en mi jardín. 
El tiempo invertido en observar el rosal y tener clara cual es su estructura es tiempo que se ganará después. Creo que tener cierta seguridad en lo  que se va a hacer antes de meter las tijeras redunda en el resultado final. 
Determinar qué ramas hay que conservar sin duda y cuales eliminar es buena cosa. Para ello, como digo, hay que detenerse un rato a mirar..Y luego pensar qué podemos hacer con lo que tenemos.

Me gustaría cultivar A. Shropshire Lad como arbustivo porque pienso que al lado de Mme. Isaac Pereire los volúmenes que ocuparán según crezcan harán más bonita así esta zona. 
Haciendo esto que digo, parándome a mirar el rosal en su conjunto, se aprecia que durante su última temporada de crecimiento ha desarrollado bastante ramas largas y arqueadas. Ahora lo están menos porque no tienen el peso de la vegetación ni de las rosas pero al llegar la primavera adoptan una grácil curvatura que hacen bonito al rosal en su conjunto. 
También se ve que contaba con demasiadas ramas en el interior que no permitirán la suficiente aireación de arbusto y por tanto podrán darme problemas de plagas y enfermedades.
Quisiera respetar su forma natural de crecimiento. Esas ramas largas arqueadas que tenderán a formar un arbusto bastante grande y bastante amplio con ramas largas que abrirán su contorno cuadra con el espacio que le asigné (bastante amplio por cierto en previsión de su futuro tamaño) y sería una pena no dejar que invadan el espacio de suelo libre que tiene alrededor y que cuelguen airosas sobre la zona de Dichondra repens que tiene delante. De modo que no voy a podarlo demasiado bajo. Aprovecharé la estructura que ya va estableciéndose en él.
He desfoliado el rosal completo antes de comenzar la poda para que fuera más fácil realizar las fotografías y se apreciara con mayor nitidez el recorrido de las ramas. De todos modos lo hubiera hecho después de podarlo con lo que me hubiera ahorrado eliminar todas aquellas hojas de las ramas completas que he eliminado al cortar, pero ya digo, lo he hecho en este orden para facilitar el tema de visión en las fotografías.
Desfolio los rosales una vez podados porque en las hojas y peciolos que quedan tras este trabajo de poda quedan huevos y larvas y hongos en distintos estados de desarrollo, que cuando vengan las buenas temperaturas serán las futuras plagas y enfermedades que podrán afectar a nuestros rosales. No es que elimine todas las posibilidades, está claro, pero al menos se lo ponemos algo más difícil a estas "lindas criaturitas" :) y si parte de ellos los eliminamos del rosal pues esos menos que quedan. No?

Las hojas a estas alturas están en pésimas condiciones, llenas ya de manchas unas veces simplemente por factores climatológicos y otras como secuelas de enfermedades. En todo caso no me gusta ver aparecer la vegetación tierna y joven que brotará en breve al lado de los restos de hojas viejas y enfermas o deterioradas colgando.
También es cierto que este trabajo de eliminar todas las hojas he podido llevarlo a cabo en mi anterior jardín durante varios años porque el número de plantas era pequeño. Había cuatro Pierre de Ronsard realmente hermosos de tamaño ya que me llevaban horas limpiarlos pero durante aquel tiempo lo hice. Dudo que cuando todos los rosales que cultivo en éste jardín (que son bastantes) se hagan grandes tenga fuerzas y ganas para seguir realizando este trabajo. Este año de momento lo he hecho.
Una vez tenía claro las líneas generales de lo que pretendía, era cosa de comenzar a eliminar el material que tenemos seguridad de que hay que retirar. Es decir, por aquel material que hay que eliminar con independencia del tipo de poda que queramos aplicar o de que ésta sea más o menos intensa.
Vamos a verlo por pasos:
Madera muerta: Además de no servir para nada en el rosal simplemente afea el arbusto así que ...tijeras!!

El corte de alguna rama durante la etapa de crecimiento, incluso la retirada de las flores marchitas dejan en ocasiones trozos de ramas (tocón)  a los que ya no llegará la savia y por tanto con el tiempo acabarán muriendo. Estas dos fotografías corresponden a un tocón que como se ve ya está muerto ese tramo de rama y la siguiente fotografía es de uno que aunque esté vivo sabemos que todo lo que hay por encima de una yema no recibirá savia y por tanto su fin está claro. De manera que también eliminaremos estos tocones.



Esta rama dañada (bastante larga por cierto) debió de romperse con el viento. No tiene fuerza para sustentar el crecimiento de vegetación ni el de las futuras rosas así que será mejor eliminarla y así evitaremos el riesgo de que se produzcan desgarros que rompan la rama más abajo aún.
Conseguir que el arbusto presente una estructura abierta, con un centro despejado que permita una buena aireación redundará en beneficio de su salud. Será preciso eliminar las ramas cruzadas y las que crezcan hacia dentro (hacia el interior del rosal) Las cortaremos por la unión con la rama desde la que brotan.
Este rosal es muy vigoroso, casi todas sus ramas son bastante gruesas pero algunas de ellas son claramente débiles. Este crecimiento delgado y poco vigoroso es preferible eliminarlo porque no producirá un crecimiento saludable ni dará rosas de buena calidad.
Podemos comprobar en esta fotografía como el interior del rosal está demasiado enmarañado. Hay demasiadas ramas que crecen en todas direcciones. Cuando el rosal brote y surjan hojas en todas esas ramas se producirá un amasijo de vegetación que será favorable al establecimiento de plagas y enfermedades. Será por tanto preciso despejar el interior dejando aquellas ramas fuertes, sanas y vigorosas que crezcan hacia fuera del arbusto y eliminando  todo lo superfluo y débil.
Este rosal no presenta lógicamente signos de envejecimiento porque no tiene edad suficiente para ello.  Pero ya sabemos que es conveniente ir eliminando alguna rama vieja y agotada para ir rejuveneciendo nuestro arbusto a ser sustituidas por otras ramas jóvenes y vigorosas que crecerán en su lugar y que será mucho más productiva en floración.. Eliminando este tipo de ramas, cortándolas por la base, fomentamos el surgimiento desde esta misma zona de nuevos tallos mucho más vigorosos. 
Es fácil distinguir la madera nueva de la vieja. La nueva tiene un color verde, es lisa, sin estrías. La madera vieja por el contrario presenta unos tonos mucho más oscuros, está lignificada, estriada longitudinalmente.
Esta fotografía no obstante no corresponde a un tallo de madera madura, no exactamente vieja porque como digo el rosal no tiene demasiada edad. Conforme pasa el tiempo las ramas, sobretodo las basales, van engrosando cada vez más y tornándose el exterior que las cubre más lignificado, más seco...Estas son las ramas que hay que intentar ir eliminando paulatinamente en las podas para que sean sustituidas por ramas que brotarán desde abajo de forma vigorosa con vegetación joven sustituyendo las que quitamos.
A pesar de todo,  si nos fijamos bien hay una rama bastante débil y apagada y toda ella no ha producido más que ramillas finas y yo, que conozco el rosal, sé que apenas creció en la temporada y de flor ni hablamos.. No hay duda de que tiene un crecimiento mucho más débil que el resto del rosal. 
Hay que pensar que es conveniente que no haya acumulación ni de materiales de desecho ni demasiada vegetación en la base de los rosales que forme zonas con carencia de ventilación. Recordemos lo que decíamos sobre estas zonas cercanas al suelo: son zonas muy acogedoras para todo tipo de plagas. Y esta rama está justo en estas condiciones. Se ve que está excesivamente ramificada, si tenemos en cuenta que está en un nivel bastante bajo y que estas ramas desnudas ahora, se llenarán de hojas en breve...
Asi, coloreada, creo que la vemos mejor: 

Podemos ver la causa de este tipo de desarrollo en esta fotografía: En realidad se trata de una rama herida o enferma y lógicamente su desarrollo no ha sido el correcto si no el que hemos apreciado en las fotos anteriores. Será preciso eliminarla. 

En este caso ya hay asomando en la parte casi tocando el suelo un brote que se ve vigoroso. Estupendo!! porque ya tendremos con él la posibibidad de que esta próxima temporada esta rama completa que nos hemos visto obligados a eliminar sea sustituida por la que brotará de esta yema ya iniciada.

No nos debe preocupar demasiado la eliminación de una rama completa. Los rosales tienen una gran capacidad de regeneración y antes que nos demos cuenta el espacio dejado vacío por esta eliminación quedará cubierto. En este caso concreto además de la yema en la parte inferior de esta rama hay asomando a unos centímetros una ramita ya con hojas, de lo más vigorosa!!
Bien, ya hemos eliminado todo el crecimiento que no ofrecía dudas. Habrá que continuar ahora con la modificación y formación, mediante la poda, de la estructura que tendrá el rosal. Como comenté antes no acortaré en exceso las ramas principales que forman las grandes directrices de este rosal. 


Bien ya sabemos qué ramas queremos acortar. Pero ahora nos preguntamos ¿Por dónde cortamos? 



Vemos que a lo largo de cada rama aparecen las yemas que ya a estas alturas del año están brotadas. 

Cada una de ellas es en potencia una incipiente rama y éstas ramas crecerán en la misma dirección que presentan ahora la yema.  Espero que esta fotografía sea aclaratoria para quién pueda tener dudas. 


La poda no es una colección de "Mandamientos" a cumplir a rajatabla ni tampoco un ramillete de instrucciones para cada uno de los cortes. Tiene mucho de lógico y sobretodo tiene mucho que ver con la observación de nuestros rosales y llegar a descubrir de forma crecen para así poder mediante la poda favorecer ese tipo de crecimiento o rectificarlo en algún grado si llega el caso. 
Veamos como, teniendo decidido lo que queremos previamente, no es nada difícil saber aproximadamente por dónde cortar estas ramas largas: 
Hemos dicho que no queríamos una poda demasiado intensa, es decir, no queríamos cortar en exceso. Bien. El corte por tanto no lo haremos demasiado cercano al suelo.
También hemos dicho que pretendíamos un arbusto abierto hacia fuera cuyas ramas permitieran el acceso de la luz y el aire al interior de rosal. Por tanto no cortaremos por encima de una yema que esté en posición hacia el interior del rosal porque de hacerlo, la siguiente rama que crezca lo hará hacia el centro de la planta. 
Esta de la siguiente fotografía es una buena yema. No elimino mucha rama (quizás un tercio o algo más) y está orientada hacia fuera. 
En este corte, la yema que tomará más fuerza será la que se encuentre inmediatamente por debajo de la sección. El predominio apical hace que la yema que tiene el "liderazgo" en la rama sea la situada en el extremo final. Cortando las ramas, es decir, podándolas, favorecemos, sí, esta yema cercana al corte como decíamos pero también propiciaremos el desarrollo de algunas de las que se encuentran por debajo. 
En cuanto a la dirección del corte y su proximidad a la yema (sin tampoco obsesionarnos) debiera hacerse inclinado en dirección contraria a la yema para evitar acumulaciones de agua y por tanto de zonas propensas a hongos e insectos en el punto en que está la yema. En lo que hace a a distancia: ni muy próximo a la yema evitando el peligro de dañar al cortar; ni demasiado alejado para que no se formen los tocones de los que hablábamos más arriba.
Realicemos el trabajo poco a poco, parándonos de vez en cuando a mirar como va quedando el conjunto. Pensando qué ramas siguen sobrando y por dónde efectuar el corte. Mirarlo desde diferentes puntos de vista también es buena cosa. Si cortamos arrodillados en un solo punto solo tenemos una perspectiva del rosal y puede que desde el lateral por ejemplo veamos las cosas distintas.
Bueno, pues una vez terminado el trabajo de poda, A Shropshire Lad ha quedado de esta guisa:
Aquí puede verse qué ramas he dejado al final, coloreadas de morado y por tanto puede apreciarse qué partes han sido eliminadas.
Tranquilicémonos de todos modos pensando que es difícil, imposible diría yo, matar un rosal por errores en las podas. La formación de un arbusto se hace año a año y si esta temporada nos hemos equivocado en algo tendremos tiempo de rectificar la próxima vez. Nuestros rosales son mucho más fuertes de lo que creemos. Así que afrontemos la poda sin tanto miedo, ni tanto temor a consecuencias drásticas. No las hay en la mayoría de los casos y lo que siempre digo: nuestras equivocaciones también nos sirven para aprender. Así que sin miedo con las tijeras!! ;)

Se me hizo tarde y no he podido hacer la última aplicación de aceite insecticida mezclado con oxicloruro de cobre como tratamientos preventivos de invierno. Mañana a ver si el tiempo acompaña y se puede terminar.
No hay tregua para la lucha contra estos bichitos tan majos jajaja Fijaos si no: ya están aquí. Pocos, si, pero de no poner medios pronto serán legión!!


Dejaré listos los rosales para su comienzo primaveral poniendo una nueva capa de acolchado encima de la que ya tenían puesta de este otoño pasado. No retiraré la anterior porque así el nitrógeno que precisará para descomponerse la materia orgánica que ponga no lo tomará del suelo que rodea las raíces del rosal si no de esta capa ya colocada anteriormente.
No sé si será humus y estiércol o me decidiré por compost si logro encontrarlo a la venta ya que el de mis composteras aún le falta meses para madurar. 
Dan trabajo nuestras rosas, verdad? Pues sí, pero son tan hermosas, que cuando vuelvan a abrirse esta primavera se nos habrán olvidado todos los dolores de espalda y las agujetas y los cansancios..;) y su contemplación y aroma serán premio más que suficiente para nosotros.

6 comentarios:

  1. Genial, María, muy instructivo y con fotos geniales para lo que nos has explicado.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Me ha parecido una magistral lección sobre la poda de los rosales, no se puede explicar mejor y además con las fotografías correspondientes. Está genial!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola María.
    ¿Este año harás otro tutorial de poda de rosales arbustivos? Estuve leyendo este tutorial y no me quedó demasiado claro.

    En cambio leí el de la poda de rosales trepadores (con Pierre de Ronsard) y te felicito por ese tutorial, que creo que es de los mejor explicados y detallados que encontré en internet.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En concreto, qué es lo que no te ha quedado claro?

      Eliminar
    2. De todos modos, una cosa es explicar la poda de un trepador (que no rambler) y otra muy distinta un arbustivo. No hay normas rígidas e infalibles para los arbustivos. Por qué? Pues porque depende mucho del grupo al que pertenece el rosal. De la madurez del mismo. Los primeros años no hay que podarlos hasta ver como va su crecimiento. Luego, dependiendo de la variedad, de su vigor, del espacio que tenga asignado, del desarrollo concreto de nuestro rosal, del clima, de las temperaturas.... Se pueden dar unas pautas generales, pero si esperas un tutorial serio y fiable que te diga los centímetros exactos a los que se tienen que cortar ls ramas y cuales de ellas, será difícil que lo encuentres precisamente por lo que te digo.
      Echale no obstante una ojeada a estos artículos de podas de rosales es posible que te esclarezcan algunos aspectos.
      * Cómo podar rosales - Consejos generales (http://eljardindelaalegriaenmadrid.blogspot.com.es/2016/02/how-to-prune-roses-general-tips.html)
      * Cómo podar rosales - Algunas consideraciones para perder el miedo a la poda. (http://eljardindelaalegriaenmadrid.blogspot.com.es/2016/02/how-to-prune-roses-i-some.html)

      Por último, comentarte que el tutorial al que te refieres sobre la poda de trepadores con el caso concreto de R. Pierre de Rosard, te diré que mi jardín, como sabes si me lees asituamente, es muy joven, aún no tengo rosales que hayan alcanzado su tamaño de adulto. El Pierre que se ve en el tutorial era un rosal que crecía en el otro jardín anterior a éste. Aquel ya era un rosal adulto y de ahí que pudiera hacer un tutorial de este estilo. De haberlo hecho cuando era inmaduro no hubiera podido hacer las fotos ni dar las explicaciones que ofrecí en aquel artículo.
      Estoy esperando a que alguno arbustivo llegue a madurar del todo para hacer un tutorial muy pormenorizado estilo la del Pierre de Ronsard dónde se vea el paso a paso. Pero de todos modos, incluso en ese caso, no será de aplicación general a cualquier arbustivo porque, como te comentaba arriba, no hay pautas generales de aplicación a todos los arbustivos porque hay demasiada variedad de comportamientos entre ellos.
      Un saludo. Gracias por tu visita y tu participación.

      Eliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido