jueves, 15 de enero de 2015

Parque de El Capricho en Madrid cuajado de Syringa vulgaris y Cercis Siliquastrum (árbol de Judas, árbol del amor)

Estas fotografías no son un recorrido completo por este fascinante parque histórico de El Capricho mi interés en esta entrada se centra en la acertada combinación de lilas y árboles del amor formando preciosos bosquetes.
El otro día colgué una entrada sobre Syringa vulgaris (Lilas o Lilos) y recordé una visita que hice hace un par de años a este Parque. Por eso estoy compartiendo con vosotros estas fotos que, aunque como digo no pretenden ser un recorrido competo que dé una imagen global de este encantador jardín,  me sirven de pretexto para mostrar un árbol que me tiene enamorada: Cercis siliquastrum conocidos como árbol del amor o árbol de Judas .
Los bosquetes formados por la combinación de estas dos plantas me parecen magníficos y proporcionan una estampa en mayo tan romántica!! Son ámbos arbustos o arbolitos de preciosa floración que se cuajan de flores al inicio de la primavera.
El Capricho es uno de los jardines con más encanto de Madrid. En el noreste de la ciudad, en la Alameda de Osuna, cerca del Aeropuerto Adolfo Suárez (antiguo Barajas) este parque de 14 hectáreas sorprende a cualquier visitante. Fue construido entre  1787 y 1839 por encargo de una dama de “postín”, la Duquesa de Osuna.
Corresponde al tipo de jardín que comenzó a estar de moda a finales del s. XVIII en los que se trataba de reproducir ambientes muy naturales, típicos de la campiña inglesa. Todo él está salpicado de  templetes, ruinas góticas, pagodas orientales, pequeños estanques… con la intención de dar la impresión de que se trataban de construcciones clásicas. Fijáos en este pequeño estanque, es de una simplicidad extrema y en cambio resulta tan bello...

Estas construcciones son fruto o mejor, retratan las costumbres decadentes de la nobleza del siglo XIX y en su construcción participaron numerosos artistas ilustrados. Por cierto, en El Capricho se rodaron algunas de las escenas de la película El Doctor Zhivago.
De inicios de mayo son estas fotografías en las que se aprecian las flores papilionáceas del árbol del amor que se abren antes o a la vez que  brotan sus preciosas y acorazonadas hojas en ramas con madera madura e incluso sobre el propio tronco. Por cierto, para quién no lo sepa: sus flores son comestibles, de ligero sabor ácido y pueden constituir un buen ingrediente en una ensalada!!
Para florecer bien necesita estar en una zona bien soleada, lo hace sobre las ramas maduras, de dos o tres años así que hay que tener cuidado con las podas que se le practiquen.
El año pasado compré de oferta un pequeño Cercis que planté en mi jardín y que, teniendo en cuenta la lentitud de crecimiento que tiene tardaré bastantes años en disfrutar de un arbolito con cierta envergadura. No lo planté en el lugar idóneo del todo pero no voy a trasplantarlo porque sé que al tener una profunda raíz central sufriría mucho con el cambio de lugar. En efecto es un árbol que no es aconsejable trasplantar de un lugar a otro.
Me gusta el crecimiento de estos árboles que tienden a formarse con varias ramas desde el suelo. Se pueden comprar ya formados en el vivero con un solo tronco central pero son más de mi gusto estos del Parque de El Capricho, con largas ramas zigzagueantes bajo las que se puede pasear.
No es un árbol que precise poda una vez formado pero puede renovarse cuando envejece eliminando alguna de sus varias ramas si están muertas o dañadas haciéndolo desde abajo para ser sustituidas por otras nuevas si es preciso.
Una vez formado, será preciso únicamente eliminar la madera dañada o muerta, alguna rama cruzada o ubicada incorrectamente, en todo caso no debieran ser actuaciones importantes que anulen ese aspecto tortuoso que comentaba antes.
La poda que se les aplique es fundamental especialmente si se quieren formar como árboles de un solo tronco recto. No tanto si se les permite su crecimiento natural con varias ramas desde el suelo y es esto precisamente lo que me gusta de ellos: esa copa abierta, irregular, con forma un poco de parasol y con las ramas principales que tienen algo de "tortuosas". Me parecen bonitas incluso en invierno cuando destaca la madera oscura y finamente agrietada cuando el ejemplar es adulto.
En cambio no me convencen nada los ejemplares rectos con un solo tronco desnudo y copa arriba...creo que pierden precisamente su encanto, su naturalidad.
Cercis siliquastrum es conocido también como árbol de Judas y es que cuenta la leyenda que fue de una rama de Cercis desde la que se quitó la vida Judas Iscariote colgándose de ella y por eso crecen curvadas. En cambio otros creen que su nombre deriva de su lugar de procedencia, Judea.
Se trata de un árbol caducifolio, de corteza negra y agrietada en los ejemplares adultos y pertenece a las Fabaceae (leguminosas) y por eso sus frutos colgantes y que maduran en verano tienen forma de vaina.
Magníficos lilos bordeando los caminos que invitan al paseo lento...

Existen algunas variedades bastante distintas entre ellas. "Canadiensis", "Sinensis", "Racemosa". Las hay incluso con floración en color blanco.
La de follaje más atractivo en otoño es Cercis canadensis "Foreset Pansy" con unas espectaculares hojas de color púrpura intenso en otoño cuando el árbol es maduro.
La otra noche hablaba con una estupenda amiga y comentábamos precisamente esto. Yo le decía que soñaba con ver crecer alguno de los árboles que he plantado en mi jardín y lograr mediante la poda o de forma natural, que alguna de sus ramas creciera más bien en horizontal y que enmarcara una vista bonita,  un rincón, o un camino en el que se viera a lo lejos, quizás un rosal... 
Me gusta este árbol para mi jardín. Sí. Creo que voy a poner más ejemplares. Es lento en el crecimiento pudiendo cultivarse como arbusto o como pequeño arbolito de menos de 5 metros. Aguanta los veranos calurosos de Madrid y cierta sequedad en el sustrato que no debe ser arcilloso ni con problemas de retención de humedad, justo como el suelo de mi jardín!!
Aunque no es muy exigente en cuánto al suelo y por eso a poco que tenga nutrientes no es necesario grandes cantidades de abono, en cambio cuando crece en suelo demasiado arenosos y pobres les viene estupendamente un acolchado con materia orgánica en otoño
Qué hermosos son estos árboles. Verdad? Ya veis también lo bonitas que son las lilas en flor…
Terminemos con algún dato sobre la historia de este parque. Es una lástima saber que tras la muerte de la duquesa el jardín comenzó a entrar en un declive imparable hasta que en 1974 el Ayuntamiento de Madrid lo adquirió y comenzaron las obras para su recuperación.  El estado actual es estupendo, cuidado, limpio...un lujo dentro de la ciudad!!
El jardín tiene tres estilos diferentes:  el parterre o jardín francés con sus setos recortados; el paisaje inglés y el italiano.
Es esta zona de jardín inglés la que me parece que invita más al paseo tranquilo y calmoso y es de agradecer lo cuidado y limpio que está. 
No hay casi zonas de suelo desnudo que permita el crecimiento de malas hierbas. La hiedra cubre grandes extensiones ayudando a este propósito y proporcionando un aspecto fresco y muy agradable.
Espero que este pequeño paseo os haya gustado.

4 comentarios:

  1. Magnífico paseo por ese jardín tan bello, esas flores que destacan entre las hojas verde de las ramas ... impresionante !!!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Candela!! :) Gracias por tu visita y gracias por tus palabras... Un saludo también para ti.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido