sábado, 31 de enero de 2015

Las enfermedades de los rosales (I) El oídio (Spaerotheca pannosa). Qué es y cómo se desarrolla sobre nuestras rosas

Las enfermedades que pueden padecer nuestros rosales son múltiples pero son las enfermedades criptogámicas las que representan más del  90 % siendo los causantes los hongos u otros organismos filamentosos.
Los daños que estas enfermedades ocasionan en los rosales son también muy variables y oscilan entre causar lesiones ocasionales consistentes en unas simples manchas momentáneas hasta llegar a provocar la muerte del rosal y ello en función de la capacidad de expansión que tenga el hongo.
Si las condiciones son las adecuadas para el desarrollo de los hongos éstos pueden alcanzar una gran velocidad en su expansión. De otra parte todos sabemos que hay variedades de rosales más y menos propensas al contagio de estos hongos.
Así pues, elegir bien las variedades de rosales que cultivamos en nuestros jardines y conocer las condiciones idóneas para la expansión a gran velocidad de estos parásitos criptogámicos será muy importante para poder limitar esta velocidad e incluso elaborar ciertos programas de prevención de tratamientos o aplicación de técnicas de cultivo que impidan o limiten el contagio.
Sin pretensiones de llegar a niveles de cientificidad que no son objetivo de este blog, podemos echar un vistazo hoy a una de las enfermedades criptogámicas que todos conocemos.

OÍDIO del rosal

Lo cierto es que a pesar de ser la más conocida de las enfermedades fúngicas debido a que los hongos parásitos que la producen tienen una gran facilidad de expansión, no es la que constituye el mayor peligro para nuestras plantas. Eso sí, necesita de numerosos tratamientos debidos a su facilidad de propagación.  Debemos saber que aunque esta enfermedad perjudica como es lógico la planta,  salvo en que el ataque sea de gravedad extrema, rara vez puede ocasionar la muerte de rosal.
http://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Podosphaera_pannosa?uselang=es#mediaviewer/File:Podosphaera_pannosa_1.jpg
Síntomas: El Oídio es una enfermedad de las plantas que es fácil de identificar. Es conocido también como mal blanco, cenicilla o ceniza. Casi todos hemos tenido este problema en nuestros jardines en mayor o menor grado: una especie de polvillo blanquecino que cubre sobretodo el envés de las hojas nuevas llegando en ocasiones a afectar a tallos y  hasta los capullos y que provoca generalmente el abarquillamiento y caída de las hojas afectadas.
http://es.slideshare.net/yurihcalle/fitopatologia-oidium 

Si frotamos con los dedos este polvillo veremos debajo de él y sobre la hoja pequeños puntitos necróticos que son las zonas afectadas y destruidas por el hongo mediante la introducción de haustorios en la superficie de la hoja para alimentarse. Sobre la cutícula de las hojas crece el micelio, el elemento blanquecino que todos conocemos.


http://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Podosphaera_pannosa?uselang=es#mediaviewer/File:Podosphaera_pannosa_(Wallr.)_de_Bary_5027009.jpg
De qué forma crece sobre nuestros rosales
Es en el crecimiento joven dónde se desarrolla con más facilidad, las hojas viejas raramente son afectadas.  Y según algunos estudios  la razón de esta especie de “tolerancia” es el grosor de la cutícula y la pared epidérmica externa. Aunque no está demostrado si lo que dificulta la penetración del hongo es este grosor que parece hacerles inmunes o si se trata de otros cambios fisiológicos del rosal lo que realmente perjudica al parásito.
En todo caso lo que sí parece ser seguro es que en algunas variedades de rosales se produce una reacción inmediata al ser atacadas por el hongo generando una especie de barrera que impide la propagación de la enfermedad. Parece ser que los rosales de hojas de textura fina son más fáciles de contagiar que los que cuentan con un follaje de hojas gruesas y cerosas.
Lo curioso es que parece haberse comprobado  que en los pedicelos (“rabito” que sostiene la flor bajo el cáliz) de estos rosales con hojas resistentes se produce un mayor y más rápido crecimiento del micelio pudiéndose establecer la enfermedad en la planta en un corto periodo de tiempo en que se den las condiciones favorables para el hongo aunque no se produzca en las hojas.
También se ha observado que un crecimiento vigoroso del rosal está asociado a un nivel superior de infección. Es precisamente cuando se producen muchos brotes nuevos cuando aumenta el crecimiento de hongo, y por el contrario, este crecimiento disminuye a medida que este material nuevo va madurando.  Por tanto es de vital importancia la aplicación de abonos equilibrados en lo que hace al nitrógeno.
Otras fuentes señalan además la correcta hidratación de las raíces como condición indispensable en la lucha contra esta enfermedad. Estemos por tanto muy atentos para que el suelo dónde crecen las raíces de nuestros rosales no presenten sequedad que pueda favorecer de alguna manera los contagios
Qué hongo produce el oídio?
El agente patógeno  que provoca lo que conocemos como oídio es Sphaerotheca pannosa var. Rosae y en él son destacables  sus filamentos micelianos (hifas) que se desarrollan sobre la superficie externa de la planta. Se trata por tanto de un hongo de crecimiento externo en forma de micelio blanquecino. Sobre este micelio crecen los conidióforos que producirán las conidias (esporas asexuales). Ya, ya sé que esto es un rollo intragable y que estos términos para los profanos como yo parecen designar pecados inconfesables jajajaja  A pesar de ello seguiré con vuestro permiso ;)
http://recursos.cnice.mec.es/biologia/bachillerato/segundo/biologia/ud07/02_07_04_02_043.html#
La forma que este hongo tiene de nutrirse es introduciendo en la células más superficiales de las hojas unos órganos  llamados haustorios y que además de para succionar el alimento le sirve de anclaje al hongo. Es decir, es un hongo ectofito (externo) que no penetra en el interior de las hojas si no que lo hace solo superficialmente.
http://selva-del-leon.blogspot.com.es/2012/03/oidio.html


Su ciclo vital:
La enfermedad suele incubarse entre 5 y 10 días y si las temperaturas están por debajo de 10º y por encima de los 30 se reduce considerablemente la producción de conidias (Esporas).  
Si el hongo  se encuentra en unas condiciones en las que su propagación se dificulte puede conservarse en diferentes estadios durante mucho tiempo  a la espera de que las condiciones le sean propicias para su posibilidad de contaminación.  Es decir, permanece hibernando una vez ha “inoculado” el huésped (planta) subsistiendo en las yemas en forma inactiva.
Cuando estas condiciones favorables se dan, a las tres o cuatro horas de haberse depositado las conidias sobre las hojas  comienzan su germinación. Tras unas 16/20 asistimos a un crecimiento rápido del micelio produciéndose muchas ramificaciones en él. Ya a las 48/72 horas hay presencia de esporas en las hojas jóvenes y no tardarán ya en aparecer los síntomas que todos conocemos de la enfermedad.
A partir de aquí es la disminución de la humedad relativa la que favorecerá la liberación al aire de las esporas.  Y es precisamente a mediodía o primera hora de la tarde cuando parece producirse la mayor liberación de éstas. Vemos pues que para que maduren los conidios es precisa la presencia de luz. De hecho parece que los datos que se pueden extraer de las investigaciones tienden a demostrar que es a mediodía,  entre las 13 y las 15 horas, cuando se produce la mayor dispersión de esporas. Estos estudios respaldarían incluso el hecho de que las esporas germinadas a esas horas causan un mayor daño.
Resumiendo podríamos decir que sus fases de desarrollo son tres:
  • La latencia durante la que en invierno el hongo permanece latente e inactivo en las yemas afectadas en forma de micelio formado por una masa de filamentos (hifas).  
  • Al llegar de nuevo la actividad vegetativa en el inicio de la primavera, cuando vuelven a darse las condiciones que requiere el hongo, el micelio vuelve a activarse iniciando de nuevo su actividad vegetativa.  Las yemas infectadas por los hongos hasta ahora latentes, brotan algo más tarde que las sanas de manera que al producirse las nuevas conidias ya tiene “preparado” y disponible material vegetativo nuevo dónde asentarse y dónde rápidamente se producirá abundante crecimiento de micelio que invadirá rápidamente nuevos brotes y hojas.
  • Durante la primavera y el verano se produce la contaminación secundaria que sería la tercera fase.
Sobre este tejido recientemente infestado a partir de aquellas contaminaciones primarias se desarrolla más micelio que invade nuevos órganos  y en los que de nuevo se desarrollan nuevos conidióforos y se dan nuevas liberaciones de conidias repitiéndose el ciclo mientras las condiciones ambientales le son favorables.
Con estas nuevas dispersiones de conidias se contaminan otras yemas que permanecerán latentes durante el siguiente invierno para iniciar de nuevo su actividad en la siguiente primavera.
El ciclo de vida puede completarlo en tan solo cinco días si las condiciones le son favorables, pudiendo tardar más de quince en situaciones adversas.

Condiciones ambientales que resultan favorables para el desarrollo del oídio
Es más probable que se den problemas de este hongo cuando tenemos noches frescas y días cálidos (es decir, en primavera) o cuando la humedad que hay alrededor de los rosales no puede evaporarse por competo a lo largo del día.
El coctel más letal es humedad muy alta, en torno al 70/80 % y temperaturas suaves y es cuando se ve favorecido su desarrollo más rápido. Vamos, las primaveras muy húmedas.
Su desarrollo se ve ralentizado cuando las temperaturas superan los 35º, es decir en verano.
Retomando de nuevo su crecimiento cuando en otoño nuevamente descienden las temperaturas y sube la humedad relativa. Comprobamos por tanto que aunque no precisan de la presencia de agua para su desarrollo sí necesitan que la humedad del aire sea alta.
El escenario más favorable para que Sphaerotheca pannosa se desarrolle se da cuando se produce varias veces seguidas ciclos de noche/día con las siguientes características:
Noches en las que la humedad relativa es muy alta (90-99 %) o haya agua en superficie y a la vez la temperatura ronde los 15/16 %. Esta situación permite que los conidios se forme y germinen. 
Si a la vez, se produce de día una temperatura sobre los 26º y una humedad relativa entre 40/70 % la liberación de los conidios se verá favorecida. 
Los estudios demuestran que tres son los factores que intervienen de forma muy directa y clara en el desarrollo y propagación del oídio, las temperaturas, la humedad relativa y la presencia de agua libre sobre la vegetación .
  • La temperatura es el factor más importante: Aunque sin ser tan rápido, el desarrollo puede producirse entre los 5 y los 35º. Pero cuando las hifas se desarrollan a mayor velocidad es entre los 20 y los 35º, es decir, al final de la primavera. Es en este margen de temperaturas cuando las esporas germinan con mayor facilidad. El verano, con el aumento de las temperaturas traerá también la disminución del oídio cuando el termómetro marque temperaturas superiores a los 35 grados. Pero no bajemos la guardia porque puede regresar en otoño cuando descienden las temperaturas y en muchas zonas geográficas es un período de abundancia de lluvias.
  • Otro factor determinante, como hemos visto, para el desarrollo de Sphaerotheca pannosa son los niveles de humedad atmosférica que afectan a la producción  y germinación de las esporas  y más tarde a su diseminación. Estos cambios favorecen la constante producción y maduración de estas espor
  Algunos estudios publican datos relevantes:
 La producción de esporas se ve favorecida por una humedad relativa alta.
 La maduración de estas esporas se verá  beneficiada cuando hay una humedad relativa baja. Y ya sabemos que tras la maduración de las esporas el viento se encarga de su diseminación con lo que el contagio está servido.
Es lo que decíamos más arriba, noches con altas humedades relativas permite la constante producción de conidias que durante el día con temperaturas suaves y una humedad relativa no excesivamente alta  maduran y se propagan.
No olvidemos de otra parte que a pesar de que la humedad del ambiente no sea alta por motivo de la transpiración de las hojas su superficie puede llegar a niveles de humedad bastante altos lo que hace posible que germinen las esporas.
  • La lluvia o la presencia de agua libre produce el lavado y arrastre hacia el suelo de las esporas dónde no son viables. Además de limpiar el aire de esporas también las limpia de las hojas. Igualmente el hecho de que haya agua sobre los órganos vegetales dificulta la germinación de las conidias y el crecimiento del micelio y por tanto a la larga en estas situaciones de agua libre se dificulta la dispersión de las esporas. Sabemos que la gravedad con la que afecta el oídio en zonas geográficas muy secas y con mucha insolación es mucho menor. Sabemos que en zonas geográficas dónde se dan unos inviernos muy rigurosos y una fuerte insolación y sequedad ambiental el oídio se produce con menor virulencia. Madrid, dónde yo tengo mi jardín sería una zona que se ajustaría a estos parámetros con unas primaveras con días calurosos y una humedad ambienta muy baja.


Dejamos aquí las explicaciones sobre el comportamiento de este hongo y de qué modo se desarrolla sobre nuestros rosales para continuar en una próxima entrada en la que trataremos las formas en que podemos prevenir el oídio y quétratamientos podemos aplicar si nuestros rosales ya han sido contagiados.

3 comentarios:

  1. Hola María, un tema muy interesante. Yo tengo muchos problemas con los rosales, sobre todo insectos. Aquí la humedad es baja y aunque también he tenido algo de oidio, nunca ha afectado mucho a mis plantas.

    ResponderEliminar
  2. Si tengo que elegir, en general, prefiero plaga que enfermedad. Tengo la impresión de que dentro de la dificultad siempre son algo más fáciles de controlar. Por suerte, al menos este primer año en mi jardín, no he tenido problemas graves ni de lo uno ni de lo otro. Algo de pulgón que no ha llegado a niveles graves y en primavera un poco de oídio en algunos rosales. Eso me hace estar alerta esta temporada y poner especial cuidado en no ponerle las cosas fáciles a nuestro querido "Sphaerotheca pannosa" :)

    ResponderEliminar
  3. Hola Maria, tengo un gran problema con mi Jude the Obscure. Después de haber vuelto de mi viaje a Italia y saber que aquí las temperaturas han variado mucho entre día y noche (30º de día y 10º de noche) he visto que mi rosal tiene casi todas sus ramas de color negro. Tiene muchas hojas nuevas y puede que tenga algo de oidio en un par de ellas. Nunca he tenido este problema y no se que le pasa, si es un hongo, si es oidio o que le pasa. Las ramas están negras por debajo y por arriba, tienen algún tramo de color verde y las hojas en general están bien. Que podría ser? Te mando unas fotos por fb. Gracias siempre por tus consejos, no se que haría sin ellos.

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido