sábado, 31 de enero de 2015

Las enfermedades de los rosales (I) El oídio (Spaerotheca pannosa). Qué es y cómo se desarrolla sobre nuestras rosas

Las enfermedades que pueden padecer nuestros rosales son múltiples pero son las enfermedades criptogámicas las que representan más del  90 % siendo los causantes los hongos u otros organismos filamentosos.
Los daños que estas enfermedades ocasionan en los rosales son también muy variables y oscilan entre causar lesiones ocasionales consistentes en unas simples manchas momentáneas hasta llegar a provocar la muerte del rosal y ello en función de la capacidad de expansión que tenga el hongo.
Si las condiciones son las adecuadas para el desarrollo de los hongos éstos pueden alcanzar una gran velocidad en su expansión. De otra parte todos sabemos que hay variedades de rosales más y menos propensas al contagio de estos hongos.
Así pues, elegir bien las variedades de rosales que cultivamos en nuestros jardines y conocer las condiciones idóneas para la expansión a gran velocidad de estos parásitos criptogámicos será muy importante para poder limitar esta velocidad e incluso elaborar ciertos programas de prevención de tratamientos o aplicación de técnicas de cultivo que impidan o limiten el contagio.
Sin pretensiones de llegar a niveles de cientificidad que no son objetivo de este blog, podemos echar un vistazo hoy a una de las enfermedades criptogámicas que todos conocemos.

OÍDIO del rosal

Lo cierto es que a pesar de ser la más conocida de las enfermedades fúngicas debido a que los hongos parásitos que la producen tienen una gran facilidad de expansión, no es la que constituye el mayor peligro para nuestras plantas. Eso sí, necesita de numerosos tratamientos debidos a su facilidad de propagación.  Debemos saber que aunque esta enfermedad perjudica como es lógico la planta,  salvo en que el ataque sea de gravedad extrema, rara vez puede ocasionar la muerte de rosal.
http://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Podosphaera_pannosa?uselang=es#mediaviewer/File:Podosphaera_pannosa_1.jpg
Síntomas: El Oídio es una enfermedad de las plantas que es fácil de identificar. Es conocido también como mal blanco, cenicilla o ceniza. Casi todos hemos tenido este problema en nuestros jardines en mayor o menor grado: una especie de polvillo blanquecino que cubre sobretodo el envés de las hojas nuevas llegando en ocasiones a afectar a tallos y  hasta los capullos y que provoca generalmente el abarquillamiento y caída de las hojas afectadas.
http://es.slideshare.net/yurihcalle/fitopatologia-oidium 

Si frotamos con los dedos este polvillo veremos debajo de él y sobre la hoja pequeños puntitos necróticos que son las zonas afectadas y destruidas por el hongo mediante la introducción de haustorios en la superficie de la hoja para alimentarse. Sobre la cutícula de las hojas crece el micelio, el elemento blanquecino que todos conocemos.


http://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Podosphaera_pannosa?uselang=es#mediaviewer/File:Podosphaera_pannosa_(Wallr.)_de_Bary_5027009.jpg
De qué forma crece sobre nuestros rosales
Es en el crecimiento joven dónde se desarrolla con más facilidad, las hojas viejas raramente son afectadas.  Y según algunos estudios  la razón de esta especie de “tolerancia” es el grosor de la cutícula y la pared epidérmica externa. Aunque no está demostrado si lo que dificulta la penetración del hongo es este grosor que parece hacerles inmunes o si se trata de otros cambios fisiológicos del rosal lo que realmente perjudica al parásito.
En todo caso lo que sí parece ser seguro es que en algunas variedades de rosales se produce una reacción inmediata al ser atacadas por el hongo generando una especie de barrera que impide la propagación de la enfermedad. Parece ser que los rosales de hojas de textura fina son más fáciles de contagiar que los que cuentan con un follaje de hojas gruesas y cerosas.
Lo curioso es que parece haberse comprobado  que en los pedicelos (“rabito” que sostiene la flor bajo el cáliz) de estos rosales con hojas resistentes se produce un mayor y más rápido crecimiento del micelio pudiéndose establecer la enfermedad en la planta en un corto periodo de tiempo en que se den las condiciones favorables para el hongo aunque no se produzca en las hojas.
También se ha observado que un crecimiento vigoroso del rosal está asociado a un nivel superior de infección. Es precisamente cuando se producen muchos brotes nuevos cuando aumenta el crecimiento de hongo, y por el contrario, este crecimiento disminuye a medida que este material nuevo va madurando.  Por tanto es de vital importancia la aplicación de abonos equilibrados en lo que hace al nitrógeno.
Otras fuentes señalan además la correcta hidratación de las raíces como condición indispensable en la lucha contra esta enfermedad. Estemos por tanto muy atentos para que el suelo dónde crecen las raíces de nuestros rosales no presenten sequedad que pueda favorecer de alguna manera los contagios
Qué hongo produce el oídio?
El agente patógeno  que provoca lo que conocemos como oídio es Sphaerotheca pannosa var. Rosae y en él son destacables  sus filamentos micelianos (hifas) que se desarrollan sobre la superficie externa de la planta. Se trata por tanto de un hongo de crecimiento externo en forma de micelio blanquecino. Sobre este micelio crecen los conidióforos que producirán las conidias (esporas asexuales). Ya, ya sé que esto es un rollo intragable y que estos términos para los profanos como yo parecen designar pecados inconfesables jajajaja  A pesar de ello seguiré con vuestro permiso ;)
http://recursos.cnice.mec.es/biologia/bachillerato/segundo/biologia/ud07/02_07_04_02_043.html#
La forma que este hongo tiene de nutrirse es introduciendo en la células más superficiales de las hojas unos órganos  llamados haustorios y que además de para succionar el alimento le sirve de anclaje al hongo. Es decir, es un hongo ectofito (externo) que no penetra en el interior de las hojas si no que lo hace solo superficialmente.
http://selva-del-leon.blogspot.com.es/2012/03/oidio.html


Su ciclo vital:
La enfermedad suele incubarse entre 5 y 10 días y si las temperaturas están por debajo de 10º y por encima de los 30 se reduce considerablemente la producción de conidias (Esporas).  
Si el hongo  se encuentra en unas condiciones en las que su propagación se dificulte puede conservarse en diferentes estadios durante mucho tiempo  a la espera de que las condiciones le sean propicias para su posibilidad de contaminación.  Es decir, permanece hibernando una vez ha “inoculado” el huésped (planta) subsistiendo en las yemas en forma inactiva.
Cuando estas condiciones favorables se dan, a las tres o cuatro horas de haberse depositado las conidias sobre las hojas  comienzan su germinación. Tras unas 16/20 asistimos a un crecimiento rápido del micelio produciéndose muchas ramificaciones en él. Ya a las 48/72 horas hay presencia de esporas en las hojas jóvenes y no tardarán ya en aparecer los síntomas que todos conocemos de la enfermedad.
A partir de aquí es la disminución de la humedad relativa la que favorecerá la liberación al aire de las esporas.  Y es precisamente a mediodía o primera hora de la tarde cuando parece producirse la mayor liberación de éstas. Vemos pues que para que maduren los conidios es precisa la presencia de luz. De hecho parece que los datos que se pueden extraer de las investigaciones tienden a demostrar que es a mediodía,  entre las 13 y las 15 horas, cuando se produce la mayor dispersión de esporas. Estos estudios respaldarían incluso el hecho de que las esporas germinadas a esas horas causan un mayor daño.
Resumiendo podríamos decir que sus fases de desarrollo son tres:
  • La latencia durante la que en invierno el hongo permanece latente e inactivo en las yemas afectadas en forma de micelio formado por una masa de filamentos (hifas).  
  • Al llegar de nuevo la actividad vegetativa en el inicio de la primavera, cuando vuelven a darse las condiciones que requiere el hongo, el micelio vuelve a activarse iniciando de nuevo su actividad vegetativa.  Las yemas infectadas por los hongos hasta ahora latentes, brotan algo más tarde que las sanas de manera que al producirse las nuevas conidias ya tiene “preparado” y disponible material vegetativo nuevo dónde asentarse y dónde rápidamente se producirá abundante crecimiento de micelio que invadirá rápidamente nuevos brotes y hojas.
  • Durante la primavera y el verano se produce la contaminación secundaria que sería la tercera fase.
Sobre este tejido recientemente infestado a partir de aquellas contaminaciones primarias se desarrolla más micelio que invade nuevos órganos  y en los que de nuevo se desarrollan nuevos conidióforos y se dan nuevas liberaciones de conidias repitiéndose el ciclo mientras las condiciones ambientales le son favorables.
Con estas nuevas dispersiones de conidias se contaminan otras yemas que permanecerán latentes durante el siguiente invierno para iniciar de nuevo su actividad en la siguiente primavera.
El ciclo de vida puede completarlo en tan solo cinco días si las condiciones le son favorables, pudiendo tardar más de quince en situaciones adversas.

Condiciones ambientales que resultan favorables para el desarrollo del oídio
Es más probable que se den problemas de este hongo cuando tenemos noches frescas y días cálidos (es decir, en primavera) o cuando la humedad que hay alrededor de los rosales no puede evaporarse por competo a lo largo del día.
El coctel más letal es humedad muy alta, en torno al 70/80 % y temperaturas suaves y es cuando se ve favorecido su desarrollo más rápido. Vamos, las primaveras muy húmedas.
Su desarrollo se ve ralentizado cuando las temperaturas superan los 35º, es decir en verano.
Retomando de nuevo su crecimiento cuando en otoño nuevamente descienden las temperaturas y sube la humedad relativa. Comprobamos por tanto que aunque no precisan de la presencia de agua para su desarrollo sí necesitan que la humedad del aire sea alta.
El escenario más favorable para que Sphaerotheca pannosa se desarrolle se da cuando se produce varias veces seguidas ciclos de noche/día con las siguientes características:
Noches en las que la humedad relativa es muy alta (90-99 %) o haya agua en superficie y a la vez la temperatura ronde los 15/16 %. Esta situación permite que los conidios se forme y germinen. 
Si a la vez, se produce de día una temperatura sobre los 26º y una humedad relativa entre 40/70 % la liberación de los conidios se verá favorecida. 
Los estudios demuestran que tres son los factores que intervienen de forma muy directa y clara en el desarrollo y propagación del oídio, las temperaturas, la humedad relativa y la presencia de agua libre sobre la vegetación .
  • La temperatura es el factor más importante: Aunque sin ser tan rápido, el desarrollo puede producirse entre los 5 y los 35º. Pero cuando las hifas se desarrollan a mayor velocidad es entre los 20 y los 35º, es decir, al final de la primavera. Es en este margen de temperaturas cuando las esporas germinan con mayor facilidad. El verano, con el aumento de las temperaturas traerá también la disminución del oídio cuando el termómetro marque temperaturas superiores a los 35 grados. Pero no bajemos la guardia porque puede regresar en otoño cuando descienden las temperaturas y en muchas zonas geográficas es un período de abundancia de lluvias.
  • Otro factor determinante, como hemos visto, para el desarrollo de Sphaerotheca pannosa son los niveles de humedad atmosférica que afectan a la producción  y germinación de las esporas  y más tarde a su diseminación. Estos cambios favorecen la constante producción y maduración de estas espor
  Algunos estudios publican datos relevantes:
 La producción de esporas se ve favorecida por una humedad relativa alta.
 La maduración de estas esporas se verá  beneficiada cuando hay una humedad relativa baja. Y ya sabemos que tras la maduración de las esporas el viento se encarga de su diseminación con lo que el contagio está servido.
Es lo que decíamos más arriba, noches con altas humedades relativas permite la constante producción de conidias que durante el día con temperaturas suaves y una humedad relativa no excesivamente alta  maduran y se propagan.
No olvidemos de otra parte que a pesar de que la humedad del ambiente no sea alta por motivo de la transpiración de las hojas su superficie puede llegar a niveles de humedad bastante altos lo que hace posible que germinen las esporas.
  • La lluvia o la presencia de agua libre produce el lavado y arrastre hacia el suelo de las esporas dónde no son viables. Además de limpiar el aire de esporas también las limpia de las hojas. Igualmente el hecho de que haya agua sobre los órganos vegetales dificulta la germinación de las conidias y el crecimiento del micelio y por tanto a la larga en estas situaciones de agua libre se dificulta la dispersión de las esporas. Sabemos que la gravedad con la que afecta el oídio en zonas geográficas muy secas y con mucha insolación es mucho menor. Sabemos que en zonas geográficas dónde se dan unos inviernos muy rigurosos y una fuerte insolación y sequedad ambiental el oídio se produce con menor virulencia. Madrid, dónde yo tengo mi jardín sería una zona que se ajustaría a estos parámetros con unas primaveras con días calurosos y una humedad ambienta muy baja.


Dejamos aquí las explicaciones sobre el comportamiento de este hongo y de qué modo se desarrolla sobre nuestros rosales para continuar en una próxima entrada en la que trataremos las formas en que podemos prevenir el oídio y quétratamientos podemos aplicar si nuestros rosales ya han sido contagiados.

miércoles, 28 de enero de 2015

Mi jardín como lo ven los pájaros...

Mientras ayer limpiaba de malas hierbas una zona que se me ha descuidado un poco, mi marido subió a la plataforma dónde ubica su telescopio para observa el firmamento. Es una de sus aficiones, mirar estrellas!! (Me acaba de rectificar y dice que no solo mira estrellas, que mira nebulosas,
planetas..."objetos celestes" es la expresión jajajaj )Vale, Pues eso, que pusimos una plataforma a la altura de la cumbrera del tejado y allí se sube como un gamo a contemplar el cielo.
Lo habitual, lógicamente, es que suba de noche. Sobretodo las noches sin luna y sin viento. Pero ayer le apetecía hacer unas fotos desde allí y son éstas que cuelgo en la entrada.
Casi no reconozco mi jardín. Es todo una masa de árboles en la que casi no se distingue nada. Se me ha ocurrido al verlas que esto que muestran es lo que ven los pájaros cuando sobrevuelan mi jardín. Son curiosas estas fotografías...veis la sombra de un "humano" proyectada sobre los árboles? jejejje es el del telescopio!!
Cuesta reconocer qué zonas se ven. Si me fijo bien distingo los dos pinos grandes del final de jardín en el tercio superior de la foto, más o menos en el medio. Y delante de ellos los dos olmos que ahora están sin hojas...ummm...y en el medio, justo en el medio de la foto se vislumbra entre el resto del arbolado mi pequeño olivo.
Están hechas al atardecer por eso tienen esa luz tan dorada. Aquí se ve mejor el olivo, también en el medio, algo más de cerca...
Y mimosas!! Muchas mimosas...que ya están preparándose para el protagonismo que tendrán al inicio de la primavera.
Las casas a lo lejos de una de las urbanizaciones cercanas...se ve tan chiquitas!!!
Se divisa con claridad las bolsas de seda con procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) en algunos pinos de mi vecino. Si queréis saber más sobre la procesionaria podéis visitar la página de Waste.ideal. Tiene incluso un vídeo explicativo absolutamente interesantes dónde nos explica que la solución no es fumigar con las repercusiones negativas para el resto de la flora y fauna y que se han hecho pruebas que demuestran que los resultados en pinares fumigados comparándolos con otros que nohan recibido fumigaciones no tienen grandes diferencias. Abogan por los depredadores naturales. Os recomiendo, de verdad, ver este vídeo, estoy segura que os parecerá muy interesante e ilustrativo!!
 
Así es, favorecer las visitas de pájaros e insectos a nuestros jardines es favorecer un control natural de las plagas. Plantar arbustos y árboles que produzcan frutos que es les pueda servir de alimento en invierno, cuando escasea la comida en el entorno, es una manera de atraerlos a nuestro espacio. Fabricar habitáculos que les sirvan para resguardarse durante el invierno e incluso para anidar también es una estupenda idea. Y es que ellos, los seres vivos que viven en nuestro jardín, también son nuestro jardín!! Ese mundo rebosante de vida dónde pueden convivir si ayudamos a ellos, infinidad de seres que aunque algunas veces nos dejan las hojas de los rosales no tan perfectos como quisiéramos...a cambio, hace una estupenda labor insecticida. Mucho más efectiva y mucho menos perjudicial para el entorno que el uso indiscriminado de productos químicos.
Debiéramos ser conscientes de las repercusiones de nuestra intervención en ese equilibrio que la naturaleza mantiene a largo plazo. 
Cada día soy más consciente de que debo asumir que tengo un espacio lleno de vida que cuidar y no un lugar aséptico de laboratorio dónde solo debo permitir que crezca la flor más perfecta... Deben coexistir en él multitud de seres vivos. Al fin y al cabo, con mi consentimiento o sin él, lo harán. Porque tratar de controlar absolutamente este espacio lleno de vida es pura quimera. Quizás debiera acostumbrarme un poco más al hecho de que las plagas, si no llegan a desarrollarse de un modo peligroso para la superveniencia de las especies, generalmente, se solucionan con sus depredadores naturales y proporcionando a las plantas las condiciones idóneas de cultivo... y al fin y al cabo, me pregunto a veces si esa perfección que anhelamos en flores y hojas es menos hermosa con la presencia (y efectos) de estos seres vivos que habitan en nuestros jardines. En la naturaleza nada es tan rotundamente perfecto en lo puntual y en cambio el conjunto...ay!! Cómo nos emociona. Verdad? Por qué nuestros jardines debieran aspirar a esa perfección?


Me gusta acercarme al lugar en el que ha estado un pájaro tras levantar el vuelo y ver la tierra que después de escarbar buscando bichitos ha ido a parar a mi camino de piedra ajjajaj siempre pienso que en el pico se ha llevado unos cuántos pulgones!! :) Que solo ha ensuciado un poco el camino pero que no ha dañado al resto de seres vivos como hago yo cuándo fumigo...en fin, es un tema que daría para hablar largo y tendido!! Esto solo eran unos pensamientos que me vinieron al colgar estas fotografías para compartirlas con vosotros.

domingo, 25 de enero de 2015

Se presiente...

La semana pasada nevó y las noches de estos últimos días han venido de la mano de muy bajas temperaturas y de un viento que hiela los huesos. Es invierno, sí, debiera de estar todo el jardín parado..Pero no lo está. 

Hoy he comenzado mi paseo algo más tarde que de costumbre. El sol ya bañaba el jardín con sus tibios rayos.

La mañana está muy desapacible. Un viento gélido hace vencer los árboles y produce una hermosa melodía con el crujir de sus ramas. Entre ellas se atisba el cielo limpio de nubes y los rayos de sol inundan el jardín tiñéndolo de unos tonos precoces para el tiempo en que nos encontramos.
En mi camino hacia la zona que algún día espero que será el Jardín Secreto, cuando a ratos paraba el viento, notaba la calidez del sol. Me han llamado la atención las yemas del almendro que comienzan a despertar preparándose para su gran fiesta cuando pronto se cubra todo él de miles de flores blancas.

El paseo de esta mañana me ha hecho percibir que algo comienza a latir. Se alargan los días y las plantas lo notan. Un aumento de luz que es suficiente para que algunas incluso se activen ya!! La savia latente empuja ya las yemas de Crataegus Azarollus y las invita a abrirse.

Me gusta pasear por el jardín de forma pausada. Lo he dicho mil veces. Verdad? Pero es que es así!! Se descubre tanto mirando con detenimiento, parándose a cada rato, observando despacio lo que hay en él...y hay tanto!!
Ahí estaba esta mañana una de mis Budleia Davidii, aguantando con sus hojas contra viento y marea y eso que no está precisamente en una zona resguardada. Pero así son algunos arbustos, más resistentes de lo que a veces creemos.

Algunos rosales (y ahora que lo pienso son los que más sol reciben) tienen las yemas claramente activas y otros..Ay qué poquito les falta para comenzar!! (Sally Holmes


Incluso algún otro como Pricess Anne y Rugosa Hansa muestra sus diminutas y vírgenes hojitas ya brotadas asomando apenas entre la hojarasca del acolchado.

Los botones de un Salix empiezan a dejar asomar sus preciosos amentos como un pompón de terciopelo.

Los níspero (Eryobotria japonica) siguen en flor. Es de los pocos árboles que florecen en invierno y su alrededor es un constante zumbar con las abejas al reclamo de sus flores. Mirad éstas!! Tan afanadas en su recolección...jajaja Qué hermoso, verdad!! Aspirar el aroma de estas bonitas flores es una delicia. Nunca hasta este año me había parado a contemplar sus aterciopelados cálices que albergan unas flores tan delicadas dónde pareen no caber tanto estambre...



Los brotes de Viburnum rhytidophyllum están distintos de estos días de atrás, como si una vida nueva los recorriera...

Un día bonito a pesar de lo gélido del viento. En el aire y en la luz de hoy se presiente ya el latir que se hará esperar todavía un poco más para estallar, pero no tanto, no tanto!!... Y cuando llegue de nuevo ese baile, como siempre, en el ciclo de las estaciones, lo comenzará Acacia dealbata (Mimosa). Ella ya está preparada para inundar el espacio de dulce aroma con sus botones florales formados!!

sábado, 24 de enero de 2015

La salida del "Jardín Secreto" (II): La escalera de piedra

Creí que no íbamos a terminarla. Pero sí, el trabajo ha concluido esta tarde. No el de las plantaciones, claro está pero sí la construcción y relleno de huecos con tierra. Lista para acometer las plantaciones!!
Estoy contenta con el resultado!! Para qué negarlo...Me gusta cómo han quedado mi escalera :)


Claro, una vez terminada ya estoy pensando, imaginando como se verán cuando la hiedra de hojas pequeñas abrace alguna de sus piedras...cuando las salvias, los romeros y las lavandas enmarquen su base; cuando las lilas broten aunque este año, tras la poda que voy a practicarles probablemente no florezcan..en fin, cuándo la primavera llegue y todo vuelva a cubrirse de verdor.
 
Ha sido duro el trabajo. Muy duro!! Pero ha valido la pena. Estaba impaciente por hacer las fotografías y traerlas aquí para compartirlas con vosotros :) mis amigos jardineros!!


Ayer colgué la entrada de la construcción del lilar y hoy voy a explicar cómo hemos hecho esta escalera que constituirá, como decía ayer, la salida de ese "Jardín Secreto" que tengo en mente crear.
Pico, pala, carretilla, martillos, barras de hierro para quebrar las rocas del suelo, martillo de geólogo, macetas para golpear...en fin, las herramientas más duras para el trabajo más duro!!

El desnivel del último tramo de la "meseta" en la que se encuentran los dos pinos grandes era bastante pronunciado así que lo que en principio creí que iban a ser cuatro escalones se han convertido en seis o siete. También era importante que la escalera presentara la dirección del camino por el que continúa el acceso lógico una vez subimos los escalones de modo que los escalones debían tener mayor ancho del lado derecho según se sube que del izquierdo para ir trazando el poco de curva que precisaba. Y por supuesto no quería hacer peldaños altos si no totalmente cómodos, no más de 15 cm de altura.
Replantear todos los detalles antes de afrontar el trabajo no es tema baladí. Teníamos claro que era imprescindible ahorrarnos los errores que condujeran a tener que mover semejantes pedruscos de nuevo, así que pensamos y repensamos antes de comenzar.
Creímos lo lógico comenzarla a hacer desde abajo hacia arriba. Primero limpiando y trazando un poco el "dibujo" del espacio que ocuparía.
A golpe de pico nos retiramos toda la roca precisa para ubicar en su lugar los primeros peldaños.

Es una zona bastante empinada así que prefería hacer más peldaños pero que fueran cómodos. Con una huella suficientemente amplia para que cupiera el pie de sobra y que los escalones se pudieran subir uno con cada paso para que fuera más cómoda. La verdad es que es absolutamente cómoda de subir y bajar. No todos los peldaños tienen exactamente la misma medida pero sí bastante aproximada. Mi idea era una escalera que resultara "natural" y con cierto grado de "imperfección" con algunas rocas del lateral metiéndose un poco en algún peldaño, con una anchura algo variable a lo largo de su recorrido, en definitiva, una escalera que encajara en el estilo de mi jardín y yo creo que lo hemos logrado.
Según íbamos haciendo un peldaño retirábamos la roca del siguiente y colocábamos las piedras poniendo especial cuidado en que estuvieran perfectamente asentadas para evitar movimientos o derrumbes. Hemos ahondado el suelo debajo de cada piedra colocada y compactado bien la tierra que la rodeaba introduciendo pequeñas piedras que sirvieran de apoyo allí dónde era preciso.


Una vez hechos los escalones había que acometer los laterales. El terreno dónde se ubican estas escaleras es rocoso, pero de una roca de esas que se raja en láminas, que se disgrega con cierta facilidad (claro, con la "facilidad" que puede disgregarse una roca jajaj) así que era imprescindible "proteger" los laterales de los escalones si no queríamos que en dos días estuvieran cubiertos de pequeños trozos de roca desprendidos del terreno.
Envié la fotografía anterior a mi amiga Claudia para que me diera ánimos pero sobretodo para tener su siempre sincera opinión, de esa que no te alaba por qué sí y que apunta, corrige y opina con libertad de crítica sabiendo que siempre serán bienvenidos cualquiera de sus fundados comentarios. Como decimos entre nosotras, opinión de amiga!! ;)
Fue de ella la idea de colocar unas piedrotas en el lado izquierdo para, con sus palabras, "compensar" el peso de las piedras del murete del lilar a la derecha. Y qué razón tenía!! Gracias Claudia desde aquí, no sabes lo que me alegro de haber aceptado tu opinión y tu idea.
Como comentaba ayer disponíamos en la parte de arriba del lilar de bastantes piedras de buenas dimensiones para este trabajo.
Uno de los trabajos más duros durante la construcción ha sido el transporte de piedras de este tamaño. Moverlas de sitio "en brazos" era imposible así que el ingenio tiene que suplir la fuerza!! Esta imagen compuesta de varias fotografías explica, creo, de qué manera se facilita el transporte de  piedras de buen tamaño de un lugar a otro. La carretilla en este caso es una buena aliada a ahorra bastante esfuerzo a nuestra espalda.


Pero hay rocas que no es factible desplazarlas en carretilla. Esta forma de moverlas ha sido válida mientras no le llegó el turno a la gran piedra que remata el lateral izquierdo. Era absolutamente imposible moverla de dónde estaba!! Ni con carretilla ni con nada..no quedaba otra que "hacerla rodar" desplazándola a la vez pero teníamos ya hechos os los escalones y no era cosa de romperlos o dañarlos bajo el peso y los golpes de un pedrusco semejante. De nuevo el ingenio se hacia preciso: rellenar con una buena capa de tierra todos los escalones y que quedara una especie de "rampa" sobre la que fuera posible desplazar la madre de todas las piedras. Me canso de nuevo solo de explicarlo!! jajajja


No hace falta decir que hemos movido y removido las piedras mil veces antes de dejarlas definitivamente como están. Se ponían en su sitio, mirábamos la escalera desde arriba, desde abajo, desde el lado..no, asi no, demasiado alta, o demasiado baja o con una forma fea...Vuelta a empezar!! A cambiarla de posición o a coger otra distinta!! Ufff  A-go-ta-dorrrrrrrr!!!
Además había otro "problema" que resolver a veces: una piedra valía siempre que se cortara de aquí o de allá. Lo primero que hacíamos en estos casos era medir el espacio disponible en el escalón para saber cuánto de la piedra debíamos eliminar. Pero cortar una piedra de granito no es cortar papel. Para nada!!
Ilustro como lo hemos hecho en esta imagen que sigue. Espero que sea suficientemente esclarecedora por si alguien debe afrontar por primera vez un trabajo parecido y pudiera servirle de ayuda.
Sirviéndonos de la punta de un martillo de geólogo (que por cierto, es un instrumento valiosísimo para romper algunas rocas por potencia del impacto que tiene) trazábamos las líneas por las que teníamos que "cortar" la roca, a continuación practicábamos varios golpes sobre esas lineas con  la "maceta" para que la roca "se resintiera" en esos puntos de impacto y fuera más fácil luego que se quebrara por ahí. A continuación a golpes secos y dados en la dirección en la que pretendíamos que se desgajara el trozo de roca íbamos golpeando la roca hasta llegar a la forma y tamaño que precisábamos metiendo a veces piedras debajo para que la que estábamos rompiendo quedara "en el aire" y fuera posible seguir quebrándola por dónde precisábamos.  En fin, como comprenderéis es más fácil explicar como se hace que hacerlo!!


En fin, poco a poco, con descansos entre piedra y piedra para tomar aliento, hemos ido construyendo esta escalera de la que me siento muy orgullosa. Esa es la verdad. Porque ha costado mucho construirla y el trabajo y el esfuerzos de las manos de uno siempre te llena de satisfacción pero también porque creo que es hermosa. Al menos yo la veo hermosa :)



Estaba tan ilusionada con su terminación que no he podido esperar a hacer las plantaciones para colocar mi "pajarito rey"!! Un detalle que me pareció precioso cuando lo compré y creo que quedará muy bonito entre las plantas con su bola de cristal blanca sobre la que el sol puede centellear..


No veía la hora de "barrerla" para eliminar toda la tierra que mientras se ha construido los laterales ha ido ensuciando los peldaños!! Y una vez barrida había que rellenar huecos con sustrato enriquecido para que puedan prosperar en ellos las futuras plantaciones y por último una ducha con agua terminó de sacar de nuevo, de debajo del polvo, la hermosura de la pátina de estas preciosas piedras!!
Como una cría chica la he subido y bajado varias veces!! Me encantaba hacerlo esta tarde!! jajaja Cuando bajaba por esa zona para ir a trabajar por la mañana, temprano, antes de nacer el día qué peligro de resbalarme tenía... y ahora, ummm, qué gusto subir por ella sin esfuerzo!! 


La he contemplado desde arriba y desde abajo y he sonreído exhausta pero feliz una vez terminada cuando he visto el conjunto desde arriba, debajo de uno de los pinos desde los que se puede disfrutar de una bonita vista enmarcada por sus ramas añosas.


Estando arriba me he fijado que las yemas de las lilas ya no están cerradas del todo, no falta tanto para que comience la actividad...


En fin, este ha sido el proceso y éste ha sido el resultado de nuestro trabajo estos días. Seguramente un profesional la hubiera construido mejor o quizás más bonita aún. Sin duda. Pero en ese caso, cada vez que subiera y bajara sus escalones no la podría sentir "tan mía" como habiendo participado directamente en su diseño y construcción!! Espero que os guste y os haya parecido interesante esta entrada. Gracias a todos por vuestra presencia en este blog.


viernes, 23 de enero de 2015

La salida del "Jardín Secreto" (I): El lilar.

Bueno, parece que no iba a llegar nunca a esa zona de la parcela. Pero ya estamos en ella. Cuántos meses trabajando sin parar hasta llegar aquí!! Se trata de la esquina NE del jardín en la que los protagonistas son dos enormes pinos preciosos. Una zona bastante sombreada por otra parte pero dónde he podido encontrar un rincón que recibe bastante sol toda la mañana hasta mediodía.

Tengo pensado crear una zona apartada del resto del jardín, algo así como un "Jardín Secreto" que tendrá su entrada por la parte de arriba de jardín, tras recorrer un largo camino desde la parte alta del jardín y al fina del cual imagino un pequeño acceso (Un arco? Una apertura en la "pantalla vegetal" que lo cerrará y que cree misterio a la vez que invita a entrar en él? Ya veremos...) y cuya salida será esta zona en la que estoy centrada estos días, un pequeño lilar.
Ese jardín secreto que tengo en mente estaría oculto desde el resto de jardín pero no desde la zona de abajo de la parcela, desde la rampa de vehículos. No pretendo una zona toda bordeada de vegetación que me produzca casi claustrofobia. En absoluto!! Tengo una vista preciosa de las montañas y del pueblo desde debajo de uno de los dos grandes pinos cuyas ramas la enmarcan y pienso que sería imperdonable ocultarla cerrando todo el perímetro de este futuro "Jardín secreto". Así que con la valiosa colaboración de mi amiga Claudia que me está ayudando (y mucho!!) estoy diseñando lo que es toda esta zona y voy haciendo según voy teniendo claro qué y cómo lo quiero.
Como os decía en otra entrada, tengo unos cuantos lilos mal ubicados en la parcela. Ya bastante añosos y descuidados. Así que lo primero que había que hacer era desplantarlos para llevarlos a lo que ahora sería en lilar.

Costó lo suyo!! No tengo ni idea de cuántos años hizo que se plantaros o que brotaron algunos ellos solos pero estoy segura que hace más de veinte. Y eso es mucho tiempo!! En estos años han tenido la oportunidad de crear un cepellón de raíces enormes.
Pico y pala!! y a echarle paciencia y trabajo...no quedaba otra. Con la idea de transportarlos dentro de un contenedor sobre la carretilla acerqué el más grande de los contenedores de plástico que tenía. No fue suficiente, no cabía en él ni por asomo. Así que en la carretilla, como hemos podido, se han transportado hasta la otra punta del jardín.

Años de falta de cultivo bajo los pinos han creado una capa bastante gruesa de pinaza ya descompuesta. Así que el terreno cuenta con bastante acidez. En este sentido no es demasiado problema dado que Syringa vulgaris prefiere los terrenos con un pH algo bajo. 

Primero preparé toda la zona haciendo los huecos en el terreno. 
Una vez pasada esa zona mullida formada por la pinaza y el propio suelo debajo era roca viva!! Afortunadamente se trata de una roca que a golpe de pico se desmenuza un poco porque es algo quebradiza pero vamos... trabajo no voy a decir que no tuviera.
Los hoyos de plantación son de unas dimensiones que abarcan el cepellón con holgura y será fundamental rellenarlos con un sustrato "sustancioso" y adecuado dónde las nuevas raicillas de los lilos crezcan sin dificultad y arraiguen en poco. Tras realizar el hoyo de esta foto anterior pensé que aún era pequeño y que que debía seguir agrandándolo un poco porque al ser el terreno tan pétreo creo que es importante crear un "colchón" cómodo, por delgado que sea, alrededor del actual cepellón. No quiero que las nuevas raicillas se encuentren nada más brotar con la roca del terreno. Un poco de "tregua" y algo de facilidades creo que se merecen después de tantos años de olvido...
Estoy contenta por poder ofrecerles por fin una condiciones a mis lilas en las que estoy segura que serán mucho más felices a partir de ahora!! :) 
Como se ve en las fotos había que nivelar algo el terreno si no quería que el agua del riego y la lluvia corriera hacia abajo. 
Por lo visto, cuando se realizó el muro este de la parcela sobraron piedras y ahí han estado sin darle nadie utilidad durante treinta o cuarenta años. Encontrarme con este "regalo" ha sido estupendo. No todas tienen las misma pátina porque no han estado expuestas a la intemperie de la misma forma. Las que estaban más abajo están como más limpias.

Pero en todo caso no son rocas nuevas, tienen ya más o menos pátina y aunque de momento el murete parece demasiado nuevo no creo que haya mayor problema cuando pase algo de tiempo y vayan adquiriendo esa preciosa pátina que les aportará la lluvia, el viento y  sobretodo el pasar del tiempo.
Este efecto de nuevo se mitigará cuando termine las plantaciones. Cuando las plantas se asienten sobre él y cuelguen ocultando algunas partes.

Es importante que el terreno sobre el que asientan las rocas esté sólido y firme para evitar deslizamientos y que en el futuro las rocas se muevan de sitio así que ha sido necesario ir consolidando cada unan de las piedras que poníamos compactando el terreno alrededor y excavándolo allí dónde era preciso para albergar la siguiente piedra. 

Lógicamente las más grandes abajo y entre medio de ellas otras de menor tamaño. No me interesaba crear un murete demasiado alto. Tan solo lo suficiente para que la zona de lilar quedara casi horizontal y pudiera retener la humedad. 

Tengo más lilos pero no he querido poner más en esta zona. Buscaré espacio ya dentro del jardín secreto para ellos y lo más probable es que tenga que ubicarlos en el seto mixto de la valla norte de la parcela para que reciban el sol que necesitan. Pienso que tres son suficientes. Entre dos de ellos hay como un metro ochenta y algo menos al tercero. 

Tampoco he querido abarrotar de plantaciones esta zona. Un arbutus unedo (madroño) que por cierto, me ha costado lo suyo ubicarlo ajajajja Creo que habrán sido como cinco o seis sitios posibles los que he tenido en mente para que creciera y finamente en ninguno de ellos llegué a plantarlo porque a todos le veía una pegaa. A ver si éste es el lugar definitivo para este precioso arbolito.

Falta algo que para mí será determinante en este lilar, un Cercis siliquastrum y es que me gusta tanto la combinación con Syringa vulgaris de El Parque del Capricho que no he podido resistirme a poner esa misma mezcla en una zona de mi jardín!! 
A ver si encuentro el tipo de Cercis que quiero. No deseo uno de un solo tronco recto. No me gustan!! Quisiera encontrar uno de un par o tres de ramas desde abajo. Si además tiene alguna de sus ramas creciendo algo tumbada desde el suelo: Miel sobre hojuelas!! Aunque creo que eso ya es demasiado pedir!! En todo caso si lo que encuentro es demasiado "tieso" lo plantaré algo torcido, algo tumbado formando un poco de arco sobre la zona de las lilas. No tendría dificultad para haberlo comprado ya si no fuera porque necesito que tenga cierto tamaño porque una no tiene ya edad de esperar una eternidad para ver un arbolito de un tamaño respetable!! jajaja A ver si tengo suerte.
Había ya plantado en este espacio un Pittosporum tobira que me traje del jardín trasero de la casa y que parece que ha arraigado bien. Como arbusto a añadir tan solo una Kerria japonica "pleniflora". el resto serán alguna Gaura blanca; probablemente salvias y lavandas en la zona inclinada, ya fuera del murete y bulbos entre las plantaciones principales. Tengo preparados unos Narcisos y bastantes Allium
Quiero que la gama de color de este lilar esté dominada por elos malvas de las lilas, el blanco y zonas puntuales de amarillo. Las vivaces irán en los mismos tonos así como los bulbos que ponga.

Estas son las cestas para plantar bulbos que utilizo cuando se trata de cebollas que no estoy segura que no sea preciso mover de lugar en el futuro o simplemente que les vaya mejor ser sacados de la tierra una vez la parte aérea se ha laciado y el bulbo vuelve a estar "recargado" de energía para la siguiente floración. 
En este caso no las voy a utilizar porque ni narcisos de los ajos ornamentales necesitan ser extraídos del suelo una vez florecen. Al contrario, se naturalizan sin dificultad alguna. 
A ver si mañana puedo tomar unas fotografías del momento en que los plante y cuelgo una entrada.
De momento la zona ha quedado acondicionada con las plantaciones principales de arbustos. Será ya en primavera cuando perfile esta zona y concrete qué vivaces y plantaciones de menor entidad voy a poner.

Como podéis ver el lilar se encuentra en un nivel bastante más elevado que la rampa del coche, habrá que hacer el acceso a esa zona de los dos pinos con una escalera. Y de qué material mejor que de piedra!! Pero eso será en los próximos días. Por ahora esta es la zona que he podido terminar .
Espero que os guste. Como siempre, muchas gracias por vuestras visitas y por vuestros comentarios siempre amables para conmigo.