domingo, 30 de noviembre de 2014

Mi pedido de rosales a raíz desnuda de este otoño 2014 ya está en casa!!!

Es todo un ritual. Para mí lo es.  Se termina el verano, el ajetreo, el trajín sin parar, el día entero sin entrar en casa herramientas de jardín abajo y arriba... quitando flores, tutorando, eliminando malas hierbas... son los días agotadores de trabajo en el jardín de la plena temporada.
Todo el día con el traje de faena sin soltar las tijeras de podar en una mano y una bolsa para recoger los restos en la otra.
Pero luego llega el otoño y comienzan las tardes frescas y el olor del jardín cambia, el aire cambia, los colores cambian...poco a poco el trabajo es menos, lo que te permite recogerte  un poco más en casa, te posibilita tener algo de tiempo libre, algo de tiempo para pensar y dejar de hacer. El otoño es el tiempo de la reflexión y de los proyectos!! 
Es el tiempo de las lecturas, de reflexionar sobre lo hecho, de volver a mirar con algo más se sosiego, de ver dónde te has equivocado con la benevolencia que se tiene cuando sabes que aún puedes rectificar...es el tiempo de leer los libros que compraste en verano pero que no has tenido ni un día para echarles un ligero vistazo... son los días de poderte tomar un café tranquila, sentada a la  mesa leyendo el correo electrónico o curioseando qué novedades traen los catálogos que acaba de meter el cartero en tu buzón.
Los catálogos!! Para mí representan el cambio de ritmo, de estación, de actitud, representan el límite entre el frenesí del trabajo agotador del verano y la calma de los meses otoñales. Es el momento de imprimir algo más de lentitud a los días..las coloraciones de las hojas de los arbustos comienzan a cambiar casi imperceptiblemente virando a los naranjas, amarillos y rojos...Los catálogos en mi buzón son el punto de inflexión. Marcan una línea entre lo que se ha hecho y lo que puede hacerse. Son para mí como una nueva oportunidad  con sus preciosas imágenes de rosales. 

Y sueñas...cómo no soñar con las rosas que te proponen? Casi las imaginas, casi las tocas...casi las hueles!! Y las sueñas en tu jardín. Las anhelas con tanta pasión!!
Es el tiempo de hacer los pedidos de los rosales a raíz desnuda. Yo hice el mío a primeros de este mes de noviembre. Como siempre... Te paseas por tu jardín, te paras, miras... contemplas posibilidades, espacios, texturas. Te preguntas qué tal aquí aquel o aquel otro rosal. Te cuestionas si combinará con este o con aquel arbusto. Consultas en tu base de datos la coincidencia en el tiempo en floraciones. Compruebas el espacio que ocuparía si fuera adulto... Siempre es igual,, una mezcla entre angustia por equivocarte pero un anhelo irrefrenable de probar suerte a ver si no te equivocas!! Empiezan los primeros listados. Yo los hago manuscritos en un folio en el que transcribo nombres de variedades que tacho y elimino según voy teniendo en cuenta una u otra variable (espacio, texturas, floraciones, coincidencias con las floraciones de los arbustos próximos, colores, aromas, escaramujos, atracción para los pájaros e insectos...) añado, quito, vuelvo a agregar...Voy y vengo al jardín para no dejar demasiado a la imaginación y ver el espacio real en directo..Borro. De nuevo sentada a la mesa me viene de una página web otra información que me ilusiona sobre esta o aquella variedad..,y vuelvo al jardín a comprobar el espacio, a imaginarlo!!! No es suficiente o lo es en exceso.... Borro de nuevo. Añado...ajajjajaj Qué trajín tan emocionante!!! y te dices..qué tal aquí este rosal cuya imagen acabas de ver en el catálogo o acabas de leer sus bondades en un libro o de escuchar a una amiga que lo cultiva?
Pasan los días lentos mientras las tardes se acortan y tú disfrutas tu proceso de elaboración del pedido. No tienes prisa. Al menos yo no la tengo. Sé que es un proceso que durará semanas en las que me deleitaré con el proceso y lo disfrutaré intensamente.
Por fin lo tienes casi perfilado con todo, altura, anchura máxima, refloreciente, no refloreciente...peculiaridades, virtudes, defectos... imágenes de los nuevos huéspedes para tu jardín. Lo tienes todos o eso crees pero de pronto lees una pagina web o la de un libro y ves un detalle que desconocías y que te hace cuestionarte todo..."Propenso al oidio" lees en el blog de un amigo jardinero. Uffffffff, ni hablar!! Lo borras del pedido y ya que te creías que tenías el listado de los candidatos completo sabes que debes comenzar de nuevo la búsqueda de un nuevo candidato que lo complete.
La terminé a principios de este mes. Repleta de mis sueños para la próxima primavera...
Algunos son ya conocidos en mi jardín, como  Guirlande d´amour... tan incansable en su floración!! Pero otros son simples presagios de hermosura.
El  miércoles 19 un aviso en mi correo me informaba de que el pedido se había enviado ya desde Holanda. Como si fuera una película de policías comienza la persecución. Visitas la página de seguimiento de tu paquete varias veces al día. Ha salido de Holada. Está en transito. Llegó a España... suspiras aliviada porque ya te los imaginas más cerca jajajaj  Ay!!! Cómo somos jardineros apasionados por las rosas!! Llamé como una pesada absoluta dos veces a la cartera de mi localidad (Que todo sea dicho de paso es una encantadora señora o señorita, para preguntarle si ya estaba la caja que contenía mis rosales en la Oficina). La mañana del 25  por fin llegó y puntualmente fui informada de que había sido entregada a un vecino tal como acordamos por teléfono.
Me pasé la mañana en el trabajo pensando en qué estado me los encontraría una vez abriera la caja cuando a mediodía llegara a casa. Probablemente nadie que no esté enamorado de las rosas como yo pueda entenderme pero estoy segura que los muchos que  se emociona cultivando rosales saben de qué estoy hablando...a que sí?
Por fin la caja en mi poder.

Ainssss!!! Rota un poquito en uno de sus laterales. Cachissssss!!! Mi naturaleza previsora me ayuda a frenarme ante mi impaciencia por abrir la caja. Sé que tengo que hacer una fotografía por si los rosales en su interior vienen mal para enviársela al vivero que me hace la venta y poder reclamar.

La abro y ahí están!! Parecen sanos. Ahora hay que contarlos. Puntear el pedido con las variedades que realmente vienen y comprobar la coincidencia. Están todos.
Tienen bonito hasta los nombres..."Ghislaine de Feligonde"....No me digáis que no es para morirse el nombre? O no? jajaja
Ni uno más ni uno menos, el pedido está completo!! Mirar uno por uno, comprobar el estado, la robustez de las raíces.

Están bien, parecen bien. Y te tranquilizas, te alivias... recortas sus raíces para fomentar el surgimiento de otras nuevas y los metes en un cubo con agua a la espera del fin de semana en que tendrás tiempo para plantarlos.
Los hoyos llevan hechos hace días. También están preparados los sustratos, abonos, enraizantes,.. todo está preparado antes de su llegada, con y con pausa para que todo resulte bien!!
Hoy por fin es sábado y la mayoría están ya en el lugar que les tenía asignado. Me tranquiliza!! Ya están en su sito plantados con todo el mimo del que he sido capaz. Sé que los rosales son de una robustez increíble y que aguantan mucho más de lo que a primera vista alguién pueda creer pero yo siempre actúo con ellos como si fueran fragiles...Ya sé que no lo son pero yo los trato como si lo fuera..
No me acostumbro...y mira que llevo rosales plantados!! Cada vez que meto uno en un hoyo siento la misma ilusión y la misma responsabilidad sobre su futuro...Miras ese pequeño rosal injertado sobre unas raíces que acabas de recortar y si no entendieras algo de rosales te parecería imposible que en tres o cuatro años pudiera convertirse en un ejemplar de una belleza que emociona!!


Pero lo es...vaya que si es capaz!! Por eso te afanas en hacerlo bien, todo lo bien que sabes, con todo el cuidado que puedes!! Porque eres consciente de que el modo, la forma, el momento de plantarlos será determinante para su futuro...
Un hoyo de buenas dimensiones dónde sus raíces crezcan sin agobios, un lugar dónde el sol los bañe, un sustrato que les dé nutrientes pero que también les de el aire que precisan, recorte de ramas y raíces demasiado largas, espolvorear estimulador de raíces, humus de lombriz, un par de puñados de harina de sangre...y más sustrato enriquecido hasta llenar el hoyo, del mejor que has podido adquirir...y terminas con una capita de estiércol bien fermentado cubierta con un acolchado de hojas que protegerá sus raíces de las heladas del invierno. No escatimas mimos para tus rosales porque ellos no escatimarán belleza para ti cuando llegue mayo y te premien con la hermosura de sus rosas que te dejan sin aliento cuando las contemplas...No te tienta la tacañería en sus cuidados porque siempre es mucho más lo que te regalan que lo que tú les das...
Jude the obscure


Jude the obscure