sábado, 5 de abril de 2014

Viburnum tinus (Durillo) Un arbusto precioso

Me está pasando con varios arbustos. Hasta que he tenido la oportunidad de tener un jardín de las dimensiones suficientes para plantarlos no me había fijado bien en ellos. Era como cuando uno va de compras y sabe que no va adquirir un artículo, sí, lo miras pero no con detalle.


Este mío está plantado en mi jardín desde hace...ni se sabe la de años!! Estaba en el jardín lateral que estoy remodelando completamente y me he visto obligada a trasladarlo en plena floración. 

Estaba temblando pensando en los resultados catastróficos que podría tener así que lo hicimos lo mejor que hemos podido. Le pedí al conductor de la miniexcavadora que vino a hacer la obra que metiera la pala y lo sacara con la mayor cantidad posible de cepellón.

En el hueco amplio y profundo que dejaron una vez extraídas de la tierra las raíces de un celindo reviejo, entre mi marido y el chico que nos viene a ayudar, sudando la gota gorda (porque pesaba de lo lindo y apenas podían moverlo poco a poco entre los dos..) lograron meterlo en el gran hueco que he rellenado con tierra vegetal enriquecida y algo de estiércol maduro. Por supuesto que estoy muy atenta a la hidratación y...bueno, las flores se han abierto pero claro, el traslado de sitio no ha permitido que duren demasiado. De hecho a las pocas horas de haberlo cambiado de sitio los racimos de flores estaban ya algo lacios...pero bueno, ha dado tiempo de disfrutar unos días de sus preciosas flores.
En las semanas siguientes ha decaído un poco pero tengo esperanzas de salvarlo y que al menos, si no esplendoroso, siga recuperándose y el año que viene, si llega a buen puerto, será una maravilla volverlo a ver en flor. Ojalá tenga suerte con él.


Las abejas vienen a cientos a él, tantas que estando cerca se oye claramente el zumbido. Incansables recolectan su néctar en las miles de florecitas diminutas. Me encanta mirar cómo trabajan afanosas yendo de ua flor a otra a cuestas con sus bolitas de néctar !!
Lo he ubicado en un lugar preferente delante de la fachada sur de la casa por ser un arbusto perennifio de una floración tan extraordinaria. Me gustan sus hojas verde oscuro con algo de "pelito" que nacen apretadas formando una masa bastante compacta. Es un arbusto fuerte, que aguanta bien períodos de sequía, no demasiado exigente en cuanto al tipo de suelo aunque lo prefiere bien drenado. Resistente, aguanta bien las podas, con un agradable aroma de sus flores y con abundantes frutos en forma de drupas de color azulado negruzco...un todo terreno!! A ver si hace honor a su nombre, "durillo" en mi jardín y supera el transplante!!