domingo, 21 de diciembre de 2014

Casita de madera en el jardín

Cuando la compramos nos dijeron que en un par de días estaba montada. Ja!! Sería un par de días trabajando un equipo de operarios. Pero un par de personas solas? Ni hablar!! Vino desde Barcelona despiezada, en pallet un de dimensiones tan enormes que tuvo que venir un camión grúa para descargarlo dentro del jardín. Madre mía la de piezas que puede llegar a tener!!

Ha sido mucho trabajo montarla y luego acondicionar la madera para que el agua y las inclemencias del tiempo no la deterioren. Pero lo peor fue el techo. Ya ni recuerdo a de días que se llevó montándolo. Eso sí, ha llovido a raudales este otoño y, prueba superada!! Ni una gotera por parte alguna!! 





En su lugar había una caseta ya muy vieja que en su día sirvió para las pocas herramientas de jardín que había. El techo estaba hundido y ya hace años que estaba entrando agua estropeando todos los objetos que había en su interior. Imposible aprovecharla. Además, yo quería una casita bastante más amplia y sobretodo más alta para que no resultara agobiante permanecer dentro.


Me gusta tener lavadora, secadora, etc en un espacio aparte. Dónde planchar cómodamente o incluso dónde se pueda tener a ropa doblada a la espera de la plancha sin tener que retirarla para usar el espacio que ocupa para otras cosas como ocurre cuando se tiene la lavadora en otras zonas comunes de la casa. Ya en la otra casa que vivíamos también teníamos una zona muy amplia de cuarto de lavado y plancha porque no me gustaba que estuviera  en la cocina como suele tenerse. Así que pensamos que sería buena idea acondicionar un espacio acogedor dónde pudiéramos tener cómodamente todo lo que se necesita para la colada. y la verdad es que quedó muy bonita.


Es amplia, con un techo muy alto que no da la sensación de agobio en absoluto.
Se está bien dentro con tanta luminosidad y, de casualidad porque ya digo que el lugar vino condicionado por la proximidad a la casa y porque estaba realizada ya la plataforma pero ha habido tanta suerte que desde la ventana se tiene una bonita vista del jardín así que no voy a decir que es una gozada la plancha porque la detesto!! Pero planchar con las ventanas abiertas de par en par, que entre el olor y la luz del jardín... atenúa tan odiosa tarea ajajjaa

Creo que hemos elegido una buena ubicación. Cerca de la casa como digo, con el tendedero orientado a sur para que la ropa se seque bien...

Sí, pienso que está en buen sitio. Se está bien dentro con tanta luminosidad y, de casualidad porque ya digo que el lugar vino condicionado por la proximidad a la casa y porque estaba realizada

 

Se ubicó sobre a misma plataforma en la que en su día estaba la caseta pero al ser de dimensiones mucho más grandes la plataforma se tuvo que ampliar. Está situada muy cerca de la casa, lo que hace cómodo el traslado de la ropa y el tenderla.


Aún no está arreglada del todo en su interior. Falta poner esos detalles que la hagan coqueta y graciosa: unas cortinillas sobre los cristales de la ventana y puertas, unos ramos de flores secas colgando del techo, unos detalles prendidos de las paredes...Una jardinera llena de flores bajo la ventana, unos maceteros a ambos lados de la puerta y falta que el rosal plantado a los pies del almendro crezca y llegue a tener altura para que cubra parte de la fachada de la casita y cubra parte del tejado y la puerta llegue a verse bordeada de rosas en primavera. Sí, faltan cosas pero es tanto y tanto el trabajo que todos estos meses hemos tenido que, la verdad, no hemos podido dar más de sí. 
Poco a poco...todo llegará, con el tiempo. De momento tenemos un nuevo espacio agradable que llegará a ser bonito cuando se termine del todo.

2 comentarios:

  1. Qué maravilla de caseta, María! Montar eso tiene muchiiiisimo trabajo, se nota, pero el resultado es estupendo.

    ResponderEliminar
  2. Mónica, creíamos que iba a dar menos trabajo. Una vez puestas en su sitio los cientos de piezas que lleva no parece que sea tanto pero lo es. Vaya que si lo es!! Con lo que estamos más contentos es con nuestra decisión de haber elegido un modelo con las maderas de mucho grosor, casi 5 cm. Esto evita deformaciones y contrastes de temperatura dentro además de que garantiza una mayor durabilidad de la caseta. No obstante en verano, al estar orientada al sur, se calienta un poco pero la ventana tan grande y la doble puerta permite aireación rápida. No sé si de haber escogido un menor grosor de paredes hubiera resultado tan agradable estar dentro.

    ResponderEliminar

Anímate a dejar tu opinión !! Tu comentario siempre será bienvenido